Martes 06/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Diócesis

El cardenal Sistach advierte que los jóvenes a los que se niega la religión están expuestos a las sectas y los fundamentalismos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El cardenal arzobispo de Barcelona, Luis Martínez Sistach, advirtió este domingo que los no quieren ninguna formación religiosa para sus hijos, "pueden preguntarse si la atracción de la juventud hacia las sectas y los fundamentalismos no es una consecuencia de haber ocultado algo tan normal y humano como la experiencia religiosa seria".

Sistach explicó que la clase de religión "contribuye a que los alumnos puedan comprender muchísimos contenidos de nuestra historia y de nuestra cultura, que están tejidos de contenidos cristianos".

"¿Qué ofrece nuestra sociedad a los adolescentes y a los jóvenes?, se preguntaba en su carta dominical el cardenal arobispo de Barcelona. ¿Qué valores serios y auténticos presiden su formación y educación? La clase de religión y de moral católicas son unos buenos medios para ofrecer conocimientos y valores espirituales que son indispensables para conseguir una auténtica y rica educación integral de la persona humana".

"Esta clase, añadió, contribuye a una formación humanista que la escuela ha de ofrecer y promover. Un humanismo cerrado, impenetrable a los valores del espíritu y a Dios, podría aparentar triunfar. El hombre puede organizar la tierra sin Dios, pero, al final, sin Dios, tan sólo se organizará contra sí mismo. El humanismo exclusivo es un humanismo inhumano".

"Los jóvenes aspiran a encontrar valores sólidos y permanentes que puedan dar significado y finalidad a su vida. Buscan un terreno sólido, un punto elevado donde injertarse. La clase de religión ayuda a encontrar estos valores que dan sentido a nuestra vida, satisfacen nuestro deseo innato de trascendencia y enriquecen nuestra cultura personal", concluyó.