Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Diócesis

La parroquia de los Sacramentinos de Madrid ofrece 'retiros' de yoga y meditación zen, dirigidos por el religioso Igartúa, en los bajos de la iglesia

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La parroquia madrileña del Santísimo Sacramento (Sacramentinos) oferta en sus bajos el Retiro Anandamaya, "un espacio holístico que ofrece métodos de desarrollo personal, como el yoga, la meditación zen o la contemplación cristiana, para que encuentres las herramientas con las que equilibrar tus energías físicas, mentales y espirituales".

Presidido por el sacramentino José Cruz Igartúa, el Retiro Anandamaya explica en su página web que "no proporciona una solución, ni un servicio" sino que aporta "un entorno donde cuidar el cuerpo, cuidar la mente y cuidar el espíritu". Justifican el uso de los locales de la iglesia por ser un "lugar emblemático, sagrado, silencioso y cargado de espiritualidad que invita al descanso y la reflexión".

Las sesiones las imparten el propio Igartúa, Carmen Monske, experta en meditación zen o Isabel Ward Escondrillas, profesora de Yoga reconocida por la Asociación Espanola de Practicantes de Yoga.

Cuentan entre sus servicios con una biblioteca con libros "sobre hinduismo, yoga, zen, la espiritualidad, la mística".

Numerosas voces de la Iglesia católica han advertido sobre la incompatibilidad del yoga con el cristianismo. Entre otros, el cardenal Norberto Rivera, miembro de la Congregación para el Culto Divino y Sacramentos, ha expresado que “el yoga es, en su esencia, un ejercicio espiritual y corporal nacido de la espiritualidad hindú. Las posturas y ejercicios, aunque se presentan como un simple método, son inseparables de su sentido propio en el contexto del hinduismo. El yoga es una introducción a una tradición religiosa muy ajena al cristianismo".