Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Diócesis

Caná, la parroquia que pulveriza todos los récords: 100 confesiones diarias, 8.000 personas en misa y 500 en la adoración eucarística

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Pozuelo de Alarcón es conocida por ser una de las localidades con mayor renta per cápita de España. Sus casi 90.000 habitantes están atendidos por seis parroquias. La última se levantó en 1995 para atender las nuevas urbanizaciones de la ciudad. Se llama Santa María de Caná y se ha convertido en un fenómeno, de éxito, en todo el país. En 2009 se bautizaron en Caná 600 niños. Al día se confiesan más de 100 personas, unas 500 acuden todos los jueves, de 22:00 a 23:00 a rezar ante el Santísimo, y unas 8.000 personas van a misa a la semana.

La conocida como 'Catedral de Pozuelo' tiene encomendados unos 15.000 feligreses, pero atrae diariamente a católicos de otras partes de Madrid. Las cifras justifican que esté atendida por un párroco, Jesús Higueras, dos vicarios y otros dos sacerdotes que ayudan por las tardes. Y a pesar de los 5 sacerdotes no les sobra tiempo.

Diariamente se confiesan más de 100 personas, unas 2.000 van misa de lunes a viernes y otras 6.000 los fines de semana. Junto a la frecuente celebración de los sacramentos que arrojan cifras como 600 bautismos en 2009, organizan actividades en las que son pioneros.

Una de esas actividades se llama Betania, y atiende en dos grupos diferentes, jóvenes y mayores, a unas 45 mujeres separadas. "Este grupo nace con la parroquia, en el 95, explica a Religión Confidencial Jesús Higueras. "Había muchas familias desestructuradas, en las que los niños son las víctimas, y las mujeres quedan en situación dificultosa, y buscamos iluminar desde la fe esa situación conforme a las enseñanzas de la iglesia". También las ayudan económicamente o les buscan asesoría jurídica, y de paso recogen muchas lecciones que les sirven para los cursos prematrimoniales.

También fruto de las solicitudes de los propios feligreses, pusieron en marcha un servicio de trabajo para empleadas del hogar. "Nos llegaban mujeres inmigrantes buscando trabajo, y familias preguntando por chicas para trabajar en sus casas, explica Higueras. Nos propusimos crear una bolsa de trabajo en la que se garanticen trabajos y sueldos dignos, y se pueda solucionar la situación jurídica de las que lo necesiten".

Otro de los novedosos servicios de Santa María de Caná es la atención a niños discapacitados psíquicos. "El grupo es de más de 60 niños, la parroquia está muy implicada para con ellos y con sus padres, para que se sientan acogidos. Se organizan actividades variadas: tiempos de amistad o musicoterapia, entre otras", explica el párroco.

 

Higueras recuerda que, además, en su corta historia, ya cuentan con un número de vocaciones sacerdotales y religiosas de la parroquia. Tres ya se han ordenado y otros seis se preparan en el Seminario de Madrid.