Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

La unidad entre católicos y ortodoxos está muy cerca

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

"El milagro de la unidad entre católicos y ortodoxos rusos es posible, es más, nunca ha estado tan cerca. Ya no existen obstáculos formales, todo depende del real deseo de comunión". El arzobispo de Moscú, Paolo Pezzi, muestra a raudales su optimismo en una entrevista publicada ayer por el periódico "Corriere della Sera".

Monseñor Pezzi, italiano, de 49 años, pertenece a la Fraternidad Sacerdotal de los Misioneros de San Carlos Borromeo. Anteriormente había sido rector del Seminario Mayor "María Reina de los Apóstoles" en San Petersburgo (Federación Rusa). Desde hace un par de años encabeza la archidiócesis metropolitana de la Madre de Dios en Moscú, en la que desarrollan su labor sacerdotes polacos, eslovacos, alemanes, ucranianos, bielorrusos, españoles, argentinos norteamericanos, holandeses, franceses y portugueses.

En toda la Federación Rusa el número de los católicos es aproximadamente 1.300.000. La archidiócesis de la Madre de Dios en Moscú tiene una superficie 2.629.000 kilómetros cuadrados, y una población de 58.820.000 habitantes, de los cuales 200.000 son católicos. Hay 130 sacerdotes y 270 religiosos.

El arzobispo Pezzi explica en la entrevista que por parte de la Iglesia católica, "el deseo de la unidad es vivísimo. Con los ortodoxos rusos, no nos divide nada sobre temas como la bioética, la familia, la defensa de la vida, los límites a la procreación asistida". Por lo que concierne a la doctrina, "existe el punto de los tres dogmas proclamados tras la separación, pero para la Inmaculada Concepción y la Asunción al cielo de la Virgen, el problema es la formulación, no el contenido de la fe".

Monseñor Pezzi recuerda sin embargo que la cuestión principal de división entre católicos y ortodoxos sigue siendo la del primado del Papa, tema que se afrontará en el próximo encuentro de la Comisión Mixta Internacional para el diálogo teológico entre la Iglesia Católica y la Iglesia Ortodoxa en conjunto. "Y no me parece imposible llegar a un acuerdo", asegura.

Al patriarca de Moscú Alexis II, fallecido en diciembre de 2008, le sucedió Kirill un mes más tarde. Como presidente del Departamento para las Relaciones Eclesiásticas Externas del Patriarcado moscovita, Kirill se ha encontrado en un par de ocasiones con Benedicto XVI en el Vaticano. Ahora quizá haya llegado el momento de que se convierta en realidad el sueño de un encuentro entre el Papa y el patriarca de Moscú, sobre todo si la unidad parece estar tan cerca.

 

Por Alfonso Bailly-Bailliére