Sábado 03/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Una mujer será subsecretaria de la oficina vaticana “Justicia y Paz”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Benedicto XVI ha nombrado a Flaminia Giovanelli subsecretaria del Consejo Pontificio Justicia y Paz, oficina en la que trabajaba desde 1974, ocupándose del desarrollo, pobreza y trabajo en el marco de la doctrina social de la Iglesia.

La nueva subsecretaria es licenciada en Ciencias Políticas por la Universidad de Roma y diplomada en Biblioteconomía y Ciencias Religiosas. Es experta en políticas de desarrollo y de trabajo de la Organización Mundial del Trabajo, del Consejo de Europa, de la Unión Europea, del ECOSOC y de la “Economic Commission for Europe” de Naciones Unidas.

Se trata de la primera mujer que ocupa este cargo en la oficina de Justicia y Paz. Antes de ella la laica australiana Rosemary Goldie desempeñó el mismo puesto en el Consejo Pontificio para los Laicos, mientras que una religiosa, Sor Enrica Rosanna, F.M.A., es la actual subsecretaria de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica”.

El cardenal ghanés Peter Kodwo Appiah Turkson y el obispo italiano Mario Toso, S.D.B., respectivamente presidente y secretario de Justicia y Paz, aseguran que el nombramiento de Giovanelli ”confirma la gran confianza de la Iglesia y de Benedicto XVI en la mujer”. Juan Pablo II dijo en su día que era necesaria “una participación más amplia y significativa de las mujeres en la vida de la Iglesia y en el desarrollo de la sociedad”.

El gran salto de las mujeres a las oficinas de la Curia Romana tuvo lugar en la última década del pontificado del Venerable Juan Pablo II. En 1994, el pontífice polaco nombró a la jurista norteamericana Mary Ann Glendon, ex embajadora de Estados Unidos ante la Santa Sede, presidenta de la Pontificia Academia de las Ciencias Sociales. En 2003, la academia pontifica de Arqueología romana cayó en manos de una mujer italiana, Leticia Ermini Pani. Además, desde 2004, la laica alemana Barbara Hallensleben y la religiosa estadounidense Sara Butler, forman parte de la Comisión Teológica Internacional.

Hace unos años, el cardenal Tarcisio Bertone, secretario de Estado, dejó claro que el Papa actual tenía la intención de ofrecer más espacio a las mujeres en los puestos de trabajo de la Santa Sede. El propio Benedicto XVI abogaba en 2006 porque las mujeres tuvieran un lugar más prominente dentro de la jerarquía vaticana.

Por Alfonso Bailly-Bailliére