Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Los euros vaticanos y la fiebre de los coleccionistas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Vaticano acaba de poner en circulación sus monedas con la efigie de Benedicto XVI al valor nominal.

Por primera vez y tras el cambio de la lira al Euro -en enero de 2002- el Estado de la Ciudad del Vaticano acuña monedas que antes estaban reservadas a los coleccionistas, por las que pagaban una cantidad superior por el estuche que incluía los valores.

Al igual que en los otros países de la Unión Europea, los euros vaticanos son monedas de dos euros, de un euro y de uno, dos, cinco, diez, veinte y cincuenta céntimos.

En diciembre de 2009, la UE dio permiso al Vaticano para ampliar el número de euros acuñados, por un total de 2.300.000 euros anuales, pero le exigió que el 51 por ciento de las monedas se pusieran en circulación a su valor nominal, aunque le autorizó a seguir vendiendo a los coleccionistas.

De momento, las únicas monedas que se ven son las de 50 céntimos y algunas –muy pocas- de un euro, que se pueden obtener en el supermercado, la farmacia, la gasolinera y los museos vaticanos, así como en alguna tienda de los alrededores.

Limitando la circulación ordinaria a la moneda de 50 céntimos, la Ciudad del Vaticano no perderá el interés de los coleccionistas. Por eso, sólo se distribuyen las monedas con este valor y un máximo de dos por cliente.

El Estado más pequeño del mundo también se ha comprometido a aplicar las normativas comunitarias contra el fraude, el reciclaje y la falsificación de monedas y a tratar de evitar el peligro de la reventa a precios estratosféricos de monedas adquiridas en el Vaticano a su valor nominal.

 

Por Alfonso Bailly-Bailliére