Viernes 18/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

"No se puede vivir una esquizofrenia entre la acción pastoral y la comunicación institucional de la Iglesia"

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Entrevista a José María Gil Tamayo

"No se puede vivir una esquizofrenia entre la acción pastoral de la Iglesia en el mundo de la comunicación y lo que es el ejercicio de la comunicación fundamentalmente institucional", según me señaló José María Gil Tamayo durante una conversación que tuvimos recientemente en el marco de la Asamblea del Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales (PCCS) que se llevó a cabo del 19 al 21 de septiembre en Roma.

De este modo, monseñor Gil Tamayo, que fue el portavoz vaticano en español durante la Sede Vacante y el Cónclave que eligió al Papa Francisco y que es consultor del PCCS, me destacó que la presencia de la Iglesia en las redes sociales "no es un ámbito opcional, sino que es un ámbito donde se mueven millones y millones de personas que viven también su fe", por lo que es necesario que la Iglesia haga una relectura.

En definitiva me confió que "la Iglesia vuelve a tomar las redes de los apóstoles en esta sociedad de la información" y resaltó que en este encuentro entre los miembros y consultores del PCCS - grupo selecto de cardenales, obispos, sacerdotes y laicos de todos los continentes- se representa "la realidad comunicativa de la comunicación del mundo".

Por otro lado, Gil Tamayo compartió algunas de sus reflexiones acerca la estrategia actual del Pontificado de Francisco en esta dimensión y destacó que hay "una clara opción por la convergencia comunicativa en la Iglesia para evitar duplicidades de los organismos" así como también "por una confluencia de la dimensión pastoral y de la dimensión ejecutiva y de planificación estratégica de comunicación" para conseguir una "coordinación a nivel central de los organismos de la Santa Sede referidos a la comunicación y a la vez en las Conferencias Episcopales y en las diócesis".

Además, me precisó que "la comunicación hoy se ha vuelto tan compleja que afecta a la vida de la Iglesia y a la vida de la sociedad, a la vida de los creyentes" por lo que "no sólo incumbe a la dimensión evangelizadora de la Iglesia" sino que es necesario "vivir la comunicación como ámbito cultural que hay que evangelizar".

Por último, me resaltó que la comunicación abarca también a "la dimensión de gobierno de la Iglesia" y explicó que "hoy no se puede gobernar sin esa opción de la comunicación y es lo que –aseguró- vemos que está haciendo el Papa con esa opción por la transparencia, por la información". De este modo, se evita que otros plasmen "una realidad de la Iglesia que no corresponde a la realidad y se muestre ,en dichos casos, una imagen patológica de la Iglesia que es algo absolutamente accidental respecto a la gran vivencia de millones y millones de católicos y de pastores que son coherentes con el mensaje del Evangelio".

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·