Miércoles 23/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Por Mercedes De La Torre

Los que encabezan la lucha contra la pederastia

El Papa Francisco ha elegido los miembros de la nueva Pontificia Comisión para la Tutela de los Menores que será encabezada por el cardenal Sean Patrick O'Malley quien es Arzobispo de Boston (EEUU) y miembro del G8 vaticano.

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Un artículo de...

Mercedes  De La Torre
Mercedes De La Torre

Corresponsal en el Vaticano

Más artículos de Mercedes De La Torre »

El perfil de quien encabeza esta Comisión es ideal porque  el cardenal franciscano O’Malley lleva muchos años luchando contra la pederastia y fue miembro de la Visita Apostólica que la Santa Sede realizó en los seminarios y diócesis irlandesas en 2010.


Vale la pena destacar la composición de este nuevo organismo permanente de la Santa Sede: se trata de ocho expertos en el tema, junto al cardenal se encuentran: cuatro mujeres, dos padres jesuitas y un abogado. Cada uno de un país diferente de procedencia.


De este modo, la “Pontificia Comisión para la Tutela de los Menores” que fue anunciada el 5 de diciembre de 2013 por el mismo cardenal O’Malley estará compuesta inicialmente por estos ocho miembros que prepararán los estatutos de la Comisión, definirán su competencia y sus funciones pero después se integrará por otros miembros, elegidos en diversas áreas geográficas del mundo.

 

El portavoz vaticano, el padre Federico Lombardi ha insistido en que con la creación de esta Comisión “el Papa Francisco deja claro que la Iglesia considera prioritaria la protección de los menores porque tiene la certeza de que “la Iglesia debe desempeñar un papel crucial en este campo y, mirando al futuro sin olvidar el pasado”.

 

Asimismo, Lombardi ha explicado que esta Comisión “adoptará un enfoque múltiple para promover la protección de los menores que abarcará la educación para prevenir la explotación de los niños, los procedimientos penales en caso de ofensas a menores, los deberes y responsabilidades civiles y canónicas” así como también el desarrollo de las “mejores prácticas” que han sido puestas en marcha en diferentes sociedades.


Es importante recordar también que la lucha contra la pederastia por parte de la Santa Sede no ha iniciado en este Pontificado, como lo demuestra este artículo de Religión Confidencial.

 

Además del cardenal O’Malley, los miembros de esta Comisión serán Marie Collins (Irlanda),  Marie Collins (Irlanda),  Catherine Bonnet (Francia), Sheila Hollins (Reino Unido), Hanna Suchocka (Polonia), Claudio Papale (Italia) y los jesuitas Humberto Miguel Yañez (Argentina) y Hans Zollner (Alemania).


El perfil de cada uno de los miembros es muy interesante. En este espacio destaco solamente a Marie Collins a quien pude conocer personalmente en 2012 durante un simposio 'Hacia la curación y la renovación' organizado en la Universidad Gregoriana de Roma en el que participaron más de 110 delegados de conferencias episcopales del mundo y 30 superiores generales de congregaciones religiosas.

 

La señora Marie Collins nació en Dublín, Irlanda en 1946 y cuando tenía 13 años fue víctima de abuso sexual por parte de un sacerdote mientras era paciente en el hospital de niños de Dublín. 

Marie está casada desde hace treinta y siete años y tiene un hijo, durante muchos años ha hecho campaña de protección de niños y justicia para los sobrevivientes de abuso sexual por parte del clero, así como también empujó al gobierno irlandés en la creación de la Comisión de Investigación de la Arquidiócesis de Dublín - la Comisión Murphy - que publicó su informe en noviembre de 2009.

 

Desde hace algunos años Collins tiene una ONG que impulsa la protección de menores y he escuchado su testimonio en el que reveló que habló por primera vez de su abuso hasta los 47 años, explicó su proceso de curación en el cual fue capaz de perdonar y confió que su vida ha dado un giro positivo en los últimos años: 

 

"Siento que lo mejor de mi vida comenzó hace quince años cuando mi agresor fue llevado ante la justicia. Durante estos años he trabajado con mi diócesis y toda la Iglesia Católica en Irlanda para mejorar sus políticas para la protección del niño. He utilizado esos años para promover una mejor comprensión del abuso infantil para mejorar la protección de los niños. Mi vida ya no es un terreno baldío. Siento que tiene sentido y vale la pena".

 

 

Seguramente, los frutos de su penosa experiencia personal serán muy enriquecedores para los trabajos de esta nueva Pontificia Comisión.


@mercedesdelat


“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·