Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:15h

·Publicidad·

Crónica de Roma

La defensa de la vida es un deber de todos, no sólo de los cristianos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La defensa de la vida y su promoción no es prerrogativa de los cristianos, dijo el Papa el sábado al dirigirse al grupo de obispos brasileños que acaban de realizar su visita quinquenal “ad limina”.

Sin pronunciar la palabra aborto, Benedicto XVI pidió a los prelados que despertaran las conciencias de las personas frente al creciente aumento de violencia y menosprecio del ser humano, tratando de corregir la visión distorsionada sobre este tema y recordando que la vida, desde la concepción hasta la muerte natural, pertenece a Dios.

Tras poner de relieve que el ser humano ha pasado de ser percibido como un don de Dios a un mero producto humano, señaló que debido al carácter sagrado y a su dignidad personal, “suscita una única actitud legal y moral correcta, es decir, la del profundo respeto”.

En este contexto, el Papa subrayó que “la cuestión de la vida y de su defensa y promoción no es prerrogativa únicamente de los cristianos”, sino que “pertenece a cada conciencia humana que aspira a la verdad y vive atenta a la suerte de la humanidad”.

Refiriéndose a la “Caritas in veritate”, Benedicto XVI explicó que hoy día, la bioética es un campo fundamental en “la lucha cultural entre el absolutismo de la técnica y la responsabilidad moral del hombre”, porque es ahí donde se juega la probabilidad de un desarrollo humano integral, tema central de su última encíclica.

El Santo Padre animó a seguir trabajando en la tarea de formación de conciencias rectas, necesaria “para la madurez social y el verdadero y equilibrado bienestar de la humanidad”, con la firme confianza de que se puede contar con la victoria de Cristo.

 

Por Alfonso Bailly-Bailliére