Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

El cardenal Touran cree que el conflicto de Oriente Medio es “la madre de todas las guerras”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Si cesara el conflicto en Oriente Medio se abriría una fase de progreso y desarrollo para toda la región. Lo dice con convicción el responsable vaticano para el diálogo interreligioso, el cardenal Jean-Louis Tauran.

En una entrevista al periódico "Avvenire, el purpurado francés se pregunta qué sería de Oriente Medio sin guerra, cuánto bienestar y prosperidad se difundiría si en todos los pueblos de la región, si en vez de gastar el dinero en armas se invirtiera en infraestructuras, escueles, creación de puestos de trabajo, etc.

Refiriéndose a la crisis entre israelíes y palestinos, asegura que lo que más duele es "percibir el miedo del otro y constatar que no se consigue resolver un problema de injusticia internacional: dos pueblos que tienen derecho a dos Estados, con la misma dignidad, la misma soberanía y la misma libertad".

El cardenal afirma que la única solución para garantizar la paz en Tierra Santa es que "se resuelva adecuadamente el problema del Estatuto especial internacionalmente garantizado para los Lugares Santos de Jerusalén y sus alrededores", algo que la Santa Sede ha apoyado siempre.

El que fuera durante muchos años secretario para las Relaciones con los Estados de la Santa Sede, asegura que los responsables de las naciones "disponen hoy más que nunca de un corpus de instrumentos jurídicos muy completo para poder dirimir las controversias sin tener que recurrir a la guerra: bastaría sencillamente con aplicar el derecho". El problema, afirma, es que falta voluntad política.

Por lo que respecta a las relaciones con los líderes musulmanes con ocasión de sus viajes y reuniones en el Vaticano, el cardenal Tauran señala que el problema del mundo musulmán hoy "es hacer aceptar en la base la apertura que se da entre los líderes más ilustrados". Por eso, subraya que es necesario invertir en las escuelas, "porque la ignorancia genera miedo. Este es el mensaje más importante que ha dejado Benedicto XVI en su peregrinación a Tierra Santa en mayo pasado".

 

Por Alfonso Bailly-Bailliére