Martes 22/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Los que acompañaron al Santo Padre en el adiós

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

De todos los rincones del mundo, cardenales, obispos y peregrinos han venido para asistir a la última audiencia de Benedicto XVI, un encuentro que pasará a la historia. Y el Papa, en su última audiencia, se ha hecho con el corazón de los fieles y no ha parado de saludar desde un papamóvil que casi no podía avanzar por la cantidad de gente que quería despedirse de él.

Hace casi ocho años la plaza de San Pedro se llenó tal y como se ha llenado hoy para acompañar a Benedicto XVI. Cardenales, obispos, sacerdotes, religiosos, religiosas, laicos venidos desde los confines del mundo, peregrinos que se despedían del Papa, turistas accidentales y una buena representación de estudiantes de Erasmus han pasado por la emblemática plaza como lo hicieron en abril de 2005. En aquel entonces se recibía al nuevo pontífice y este miércoles ha sido para despedirlo en su última audiencia general.

Más de 100.000 personas venidas de todo el mundo han llenado la plaza de San Pedro para dar el último adiós a Benedicto XVI antes de que su renuncia se haga efectiva. Había 50.000 plazas reservadas para autoridades civiles y eclesiásticas pero la plaza se ha llenado por completo. En el estrado principal, Benedicto XVI acompañdo, como siempre, por sus dos secretarios: Georg Gänswein y el maltés Alfred Xureb. Y a cada lado del estrado principal más de 70 cardenales y casi un centenar de obispos que han venido hasta Roma para mostrar la cercanía, el apoyo y el cariño que le tienen.

La multitud ha sido tan numerosa en la soleada mañana de Roma -el sol obligó a Bertone a llevar gafas oscuras- que el papamóvil en el que el Santo Padre dio una vuelta por la plaza para saludar a los presentes ha tenido muchas dificultades para avanzar. Benedicto XVI no ha dudado en pararse en varias ocasiones para saludar a los fieles congregados. En particular, se ha detenido para bendecir a niños pequeños.

Banderas de distintos países hondeaban en la plaza de San Pedro, querían hacer presentes que la Iglesia universal está con él. También banderas españolas, en representación de todos los españoles que querrían estar también allí. Quizás por sus tres visitas a España, quizás por especial manera de hacerse querer o quizás porque Benedicto XVI siempre ha tenido especialmente en el corazón España los cardenales y obispos españoles han estado presentes en este última aparición pública.

La voluntad de los obispos españoles de llegar a Roma llevó, de hecho, a modificar la agenda prevista para la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal, que se adelantó un día para que a los prelados les diera tiempo a llegar hasta Roma. El cardenal de Madrid, Antonio María Rouco Varela, el cardenal de Barcelona, Lluis Martínez Sistach, el secretario de la Conferencia Episcopal, Juan Antonio Martínez Camino, y el arzobispo de Granada, Javier Martínez, el de la Seo d'Urgell, Joan Enrique Vives, entre otros muchos venidos de todo el mundo, estuvieron entre los presentes, además de un grupo de peregrinos de Sevilla que venían acompañados por su obispo, Juan José Asenjo Pelegrina.

No ha sido la última vez que Roma verá al que desde esta misma tarde se convierta en su obispo emérito, pero sí la última de las muchas audiencias públicas en las que Benedicto XVI, el Papa sabio, ha ido desentrañando los secretos de la palabra con la fuerza de la cataquesis. La esperada llegada masiva de peregrinos hasta la plaza hizo conveniente que la audiencia se pasase, desde el habitual Aula Pablo VI hasta la plaza, que ha sido un clamor en agradecimiento al Santo Padre.

@blancaruizanton

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·