Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

El premio Van Thuân 2009, para el Gran Duque de Luxemburgo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Esta tarde se entrega el Premio Van Thuân 2009 y los Premios Van Thuân-Solidaridad y Desarrollo, durante una ceremonia en el Palacio Colonna de Roma, en memoria del cardenal vietnamita fallecido hace nueve años y cuya causa de beatificación se abrió en 2007.

La Fundación San Mateo, promotora de los premios, presidida por el cardenal Renato Martino, presidente del Consejo Pontificio Justicia y Paz, ha elegido la fecha de hoy por conmemorarse en este día el séptimo aniversario de la muerte del cardenal François-Xavier Van Thuân.

El purpurado pasó trece años en la cárcel en Vietnam, "acusado de haber conspirado con el Vaticano y los imperialistas", nueve de ellos absolutamente solo en un estrecho y antihigiénico calabozo oscuro, sin saber si era de día o de noche.

Fue liberado en 1988 con la prohibición expresa de ejercer su ministerio. Incluso después de su liberación, el cardenal Van Thuân llevaba colgada en el cuello una cruz de madera que pudo realizar durante su encarcelamiento. Una cruz atada a una cadena, que era un simple cable eléctrico que le dieron sus carceleros.

El premio en memoria de Van Thuân se asigna a personalidades que se han distinguido en la promoción y en la defensa de los derechos humanos. El de esta edición se le entregará a S.A.R. el Gran Duque Henri de Luxemburgo, por su defensa del derecho a la vida y a la libertad religiosa.

La Fundación San Mateo tiene como fin promover iniciativas que favorezcan la presencia de la Iglesia católica en los diferentes ámbitos de la sociedad contemporánea, por medio del estudio y la difusión de la doctrina social de la Iglesia. Todo ello a través de la formación de los jóvenes en los valores de la justicia y de la paz, y con iniciativas encaminadas a la realización de obras humanitarias en los países en vías de desarrollo, para la promoción de las poblaciones pobres.

Para este fin también se han instituido los Premios Van Thuân-Solidaridad y Desarrollo, por un valor de 15.000 euros cada uno, que este año se destinarán a un centro de rehabilitación y atención a no videntes en Tailandia, guiado por el sacerdote salesiano Carlo Velardo; y otro para la construcción de un Centro Nacional de Pastoral Penitenciaria en la archidiócesis de Bogotá (Colombia).

Un tercer premio se ha asignado a la COMIS onlus, una asociación misionera de cooperación en los países en desarrollo. Y finalmente, a la asociación Le Rocher, que realiza actividades educativas y sociales, de integración y prevención de la vida de las persona que viven en la calle, al servicio de jóvenes de las barriadas de las grandes ciudades de Francia.

Alfonso Bailly-Bailliére