Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

El Papa pedirá al Apóstol Santiago que Europa recupere las raíces cristianas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Se aproxima el viaje de Benedicto XVI a España, que le llevará primero a Santiago de Compostela y después a Barcelona. En agosto de 2011 regresará, pero el objetivo será diferente: participar en los actos conclusivos de la Jornada Mundial de la Juventud.

El Papa acude por primera vez a Santiago, lugar que tiene resonancias particulares en su vida, como queda plasmado en su escudo pontificio, donde está representada precisamente la concha del peregrino. Preocupado por la situación en Europa, acude al encuentro del Apóstol Santiago para pedirle que este continente redescubra que sólo a través de ese camino de conversión que recorren los peregrinos se puede volver a recuperar las raíces cristianas.

En Santiago de Compostela resonó aquel grito de Juan Pablo II a Europa: vuelve a tus raíces cristianas. Y esa plegaria ha sido recordada también por Benedicto XVI en su reciente viaje apostólico al Reino Unido. Este Papa “europeo” ha manifestado su convicción de que esta Europa, a pesar de encontrarse en dificultad, de pérdida de identidad, sigue teniendo un alma cristiana.

La conclusión que sacó el Santo Padre al regresar del Reino Unido el pasado mes de septiembre fue esta: Este viaje apostólico ha confirmado en mí una profunda convicción: las antiguas naciones de Europa tienen un alma cristiana, que constituye una sola cosa con el “genio” y la historia de los respectivos pueblos, y la Iglesia no cesa de trabajar por mantener continuamente despierta esta tradición espiritual y cultural”.

En Barcelona, donde consagrará el templo dedicado a la Sagrada Familia, el Papa hablará de otro de los temas que más le preocupan: la familia, como célula vital de la sociedad; de la necesidad de reafirmar el valor de la institución familiar fundada en el matrimonio entre un hombre y una mujer.

Además, contemplando la belleza de la futura basílica, no dejará de hacer hincapié en el valor de la liturgia, de la que tenía tanta estima Gaudí. Precisamente, el pasado jueves se presentó uno de los 16 volúmenes de la "Opera Omnia” de Joseph Ratzinger, en el que se recogen sus escritos sobre este tema desde 1964 a 2004.

Benedicto XVI se siente atraído sin duda por la riqueza simbólica bíblica y catequética del proyecto del arquitecto catalán, cuya vida cristiana ejemplar está siendo estudiada por la Congregación para las Causas de los Santos y se espera que pueda ser beatificado dentro de tres o cuatro años.

Por Alfonso Bailly-Bailliére