Miércoles 07/12/2016. Actualizado 16:49h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Miles de anglicanos pasan a la Iglesia católica

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Como fruto del compromiso ecuménico, grupos numerosos de anglicanos de varios países del mundo, que desde hace varios años habían manifestado su deseo de entrar "en plena y visible comunión" con Roma, serán admitidos en el único rebaño de Cristo.

El Papa ha creado una nueva estructura canónica, similar a los ordinariatos militares o castrenses y a las prelaturas personales, llamada Ordinariato Personal, que agrupará a los fieles ex anglicanos que deseen entrar en la plena comunión con la Iglesia católica, conservando al mismo tiempo elementos del patrimonio espiritual y litúrgico anglicano específico.

Para la atención y la guía pastoral de estos fieles -unos 500.000- que han abandonado la comunión anglicana y que ahora pasan a ser miembros de la Iglesia católica, el Santo Padre ha pensado en la figura del Ordinario Personal, que habitualmente será nombrado por el clero ex anglicano y que podrá ser o un sacerdote o un obispo no casado.

Los Ordinariatos Personales se crearán según las necesidades, previa consulta con las conferencias episcopales locales del país de donde procedan esos grupos. La Constitución Apostólica que recoge estas normativas estipula la formación coordinada de los seminarios con los católicos, aunque el “ordinariato” podrá constituir casas de formación paras las necesidades particulares del patrimonio anglicano.

Desde hace bastantes años, miles de fieles anglicanos -obispos, sacerdotes, seminaristas y laicos- vivían en una situación “incómoda”, sobre todo a causa de las últimas decisiones de la Iglesia de Inglaterra, como la ordenación sacerdotal de mujeres, la designación de obispos abiertamente homosexuales y la bendición de uniones de parejas del mismo sexo. Estos grupos habían declarado que comparten la fe católica común, como expresa el Catecismo de la Iglesia Católica, y que aceptan el ministerio petrino como un elemento querido por Cristo para la Iglesia y estaban a la espera de poder expresar esta unión implícita en una forma visible de plena comunión.

La Constitución apostólica es un reconocimiento al diálogo oficial de los cuarenta últimos años entre católicos y anglicanos, como pusieron de relieve ayer el Arzobispo de Canterbury y Primado de la Comunión Anglicana, Rowan Williams y el Arzobispo de Westminster y Presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Inglaterra y Gales, monseñor Vincent Gerard Nichols.

Por Alfonso Bailly-Bailliére