Martes 06/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

El Islam sunnita pierde una gran figura con la muerte de Tantawi

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El jeque Mohamed Sayed Tantawi, gran imán de la mezquita de Al Azhar, en Egipto, una de las instituciones islámicas más influyentes del mundo, falleció ayer a los 81 años a causa de un ataque al corazón al final de una visita a Arabia Saudita.

El cardenal Jean-Louis Tauran, presidente del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso, afirmó que con el fallecimiento de Tantawi “perdemos un amigo, porque siempre demostró hacia nosotros una gran comprensión y nos acogía siempre con gran cordialidad”.

Con la desaparición de Tantawi, que desde 1996 guiaba el principal centro de estudios teológicos musulmán, el Islam sunnita pierde una figura importante porque, según el purpurado francés, “gozaba de un gran prestigio en la comunidad sunnita, y además era un punto de referencia en el exterior. Era una persona humilde, sincera”.

La última vez que se vieron, hace menos de un mes, el cardenal Tauran dio las gracias al jeque por haber condenado los actos de violencia en los que murieron seis cristianos y un policía musulmán en Naga Hamadi (Egipto), en la pasada Navidad ortodoxa. “Era un hombre de paz, de dialogo, y estoy persuadido de que esta será también la línea del sucesor”.

Tantawi fue designado para el cargo por Mubarak en 1996 y desde entonces se había convertido en una figura relativamente liberal en cuestiones como los derechos de la mujer, aunque había recibido muchas críticas por su sumisión a las posturas del Gobierno.

La mezquita de Al Azhar, uno de los más importantes centros de enseñanza del Islam sunnita en todo el mundo musulmán, dispone de escuelas, de una universidad (la más antigua del planeta, fundada en el siglo X) y de otras instituciones educativas en todo Egipto, cuyos fondos proceden sobre todo del Estado.

Por Alfonso Bailly-Bailliére