Jueves 21/09/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Honduras, un pequeño país con grandes conflictos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Era la primera vez que el actual presidente de Honduras, Porfirio Lobo Sosa, visitaba el Vaticano y se encontraba con Benedicto XVI. Lobo estaba un poco tenso pero lo disumulaba con una gran sonrisa. Tras atravesar la puerta de la biblioteca del palacio apostólico, donde generalmente el Papa recibe sus visitas, Benedicto XVI sin ningún rodeo le dijo "estoy contento que después de los problemas de los dos últimos años hayáis encontrado la estabilidad".

Lobo, de derechas, fue elegido en 2009 después de un golpe de Estado que depuso al presidente Manuel Zelaya, populista de izquierdas, y que fue condenado por todos los Estados Americanos, la ONU y la Unión Europea. Sin embargo en el pequeño país centroamericano el ejército, la Corte Constitucional y de manera indirecta, el arzobispo de Tegucigalpa, el cardenal Oscar Rodríguez Madariaga apoyaron el golpe.

En los dos últimos años la situación aparentemente se ha estabilizado, pero el conflicto entre la izquierda populista del partido liberal y la derecha del partido Nacional, no se ha enterrado. En estos días, se comienzan a barajar los nombres de los candidatos para las próximas elecciones de un país en el que el 50% de la población se considera de centro pero que sufre el conflicto de los dos partidos mayoritarios con posiciones radicalmente opuestas.

Pero no sólo la política está dividida sino también la Iglesia. Una parte del Partido Liberal ha pedido al obispo de Santa Rosa de Copán, Luis Santos Villeda, que se presente como candidato a las presidenciales. El obispo que en noviembre cumplirá 75 años, edad de jubilación en la cual presentan su renuncia como obispos al Papa, está considerando seriamente aceptar. Estas declaraciones no han sentado nada bien en Roma ni al cardenal Rodriguez Madariaga, aunque hay una parte de la Iglesia de Honduras que verían la candidatura con buenos ojos.

De confirmarse, esta candidatura seguiría los pasos en Latinoamérica, de la del actual presidente de Paraguay, Fernando Lugo. Pero a Santos, a diferencia de Lugo, le gustaría seguir siendo sacerdote, algo absolutamente inconpatible, porque los sacerdotes, por la naturaleza de su ministerio no pueden participar activamente en política.

El Papa, en los 23 minutos de encuentro con Porfirio Lobo, le ha pedido que se siga favoreciendo en Honduras un clima de reconciliación y de comprensión recíproca de cara al futuro inmediato mientras que Lobo ha agradecido al Papa la ayuda que la Iglesia aporta al desarrollo del país, especialmente en la educación y la salud.

El encuentro además ha introducido una novedad en el protocolo vaticano porque Lobo es católico divorciado y le acompañaba su tercera mujer, así que al final de la audiencia privada Lobo ha presentado una delegación de 6 hombres y después al Papa le han presentado a la mujer de Lobo con otras seis mujeres entre ministras y esposas de ministros.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·