Miércoles 07/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Caravaggio vuelve a la luz en el cuarto centenario de su muerte

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Cuatrocientos años después de su muerte, el famoso pintor italiano Michelangelo Merisi da Caravaggio (1571-1610), conocido por el realismo de sus figuras, será recordado con diferentes iniciativas.

Las principales obras de Caravaggio se pueden admirar en varias iglesias y museos de la Ciudad Eterna, como “San Luis de los franceces” diariamente visitada por los turistas y peregrinos que contemplan “El martirio de San Mateo” y “La conversión de San Mateo” o Santa María del Popolo, con “La conversión de San Pablo” y “La crucifixión de Pedro”, entre otras.

Sus pinturas evocan pasajes bíblicos, destacando la expresión realista de sus personajes. En su momento dichas expresiones causaron polémica al ser tildadas por algunos como “demasiado crudas”. Incluso el pintor se vio obligado a rehacer varias obras.

Entre las actividades previstas en este cuarto centenario del fallecimiento del pintor, se incluyen muestras como la que se inaugura mañana viernes en el palacio del Quirinal, en Roma, así como exposiciones, congresos y una película sobre su vida.

También están previstos dos congresos. El primero, llamado “Caravaggio y la música”, en la Biblioteca Nacional Braidense de Milán, el próximo mes de septiembre y “Caravaggio y los caravaggistas, entre lo sagrado y lo profano”, que tendrá lugar en Roma, durante el próximo otoño.

El descubrimiento –a finales de 2001- del certificado de defunción del legendario pintor italiano Caravaggio, permitió aclarar las verdaderas circunstancias que rodearon su muerte. De esta manera, se eliminó la teoría de que falleciese de malaria tras una horrible agonía acelerada al haber sido herido por guardias del cardenal Borghese en la playa de Feniglia. En realidad, falleció en el lecho de un pequeño hospital, hoy un tranquilo departamento particular en el centro histórico de Porto Ercole.

Por Alfonso Bailly-Bailliére