Lunes 25/09/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Crónica de Roma

Benedicto XVI reinventa el espíritu de Asís

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Se cumplen 25 años desde que Juan Pablo II convocó en Asís a líderes religiosos de todo el mundo para rezar juntos por la paz. Un hecho sin precedentes que marcó el incio de una nueva época en el diálogo interreligioso y el ecumenismo. Como casi todo lo que organizaba Juan Pablo II por primera vez, fue considerado por muchos en la Iglesia como algo revolucionario y en algunos casos muy criticado.

Los tiempos cambian y el estilo de los papas para afrontar ciertos temas también. Como es natural Benedicto XVI ha añadido el estilo Ratzinger a lo que los medios han denominado Asis III. Si Juan Pablo II al convocar el primer encuentro rezó una oración común con los demás líderes religiosos, Benedicto XVI ha preferido que se establezca un momento de silencio para que cada uno rece o reflexione por su cuenta.

Juan Pablo II veía como punto común de todas las religiones la búsqueda de la paz. Benedicto va más allá. Convoca al encuentro también a representantes agnósticos y ateos dejando claro que no se trata de una ceremonia religiosa sino un encuentro de diálogo y oración por la paz.

Benedicto subraya una vez más la necesidad de la paz en el mundo que se obtiene con la búsqueda de la Verdad. Condena con fuerza, como ya lo ha hecho varias veces en su pontificado, todo tipo de fundamentaliamo religioso y el uso de la religión para fines violentos. Reconoce con vergüenza, como ya lo hiciera Juan Pablo II en el 2000, la violencia que a lo largo de la Historia se ha usado en nombre del cristianismo.

El Papa identifica otras causas que son enemigas de la paz como la búsqueda del dinero y el poder que genera injusticias sociales o la droga que acaba con los jóvenes y las generaciones futuras.

Durante todo su pontificado, el Papa ha seguido el camino iniciado por Juan Pablo II afianzando las relaciones de la Iglesia católica con ortodoxos, anglicanos, luteranos, judíos y musulmanes. Para Benedicto el diálogo intereligioso y el ecumenismo son dos temas claves. El Papa basa el diálogo intereligioso en la búsqueda de puntos en común como la defensa de la vida o de la familia. Ratzinger considera el ecumenismo no como una negociación en la que cada una de las partes cede algo para buscar un acuerdo sino con un diálogo profundo y que sea la Verdad la que guíe el camino juntos.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·