Viernes 02/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Católicos

50 jóvenes españoles de 16 y 17 años viven una experiencia misionera promovida por los Legionarios de Cristo con los indios guaraníes en Argentina

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

De la mano de Juventud Misionera, el apostolado del Regnum Christi y los Legionarios de Cristo, 50 jóvenes de Madrid, Santander, Salamanca y Málaga han viajado a la provincia de Misiones (Argentina) para vivir una experiencia misionera con los indios guaraníes y atenderlos en sus necesidades. "Pretendemos que vuelvan convertidos en auténticos misioneros, que sigan siéndolo aquí, cuando vuelvan a su vida cotidiana".

 

Todos los días se desplazan hasta las aldeas guaranís, diseminadas en la selva. Estas comunidades indígenas son descendientes de las que vivieron en las reducciones que los jesuitas desarrollaron en esta zona hace cuatrocientos años, y que fueron proyectos integrales de promoción humana, espiritual y cultural inspirados en la “Ciudad de Dios” de San Agustín. Tras la expulsión de los jesuitas de los territorios de la Corona española, en 1768, decretada por Carlos III, los indígenas regresaron a la selva a la espera incierta del regreso de los jesuitas.

Jorge Barco, director de Juventud Misionera en España explica que esta aventura misionera tiene una doble dimensión: “Vamos a servir a la Iglesia local, por un lado, y a que estos jóvenes hagan una experiencia evangelizadora. Es una oportunidad para que experimenten lo que significa dar testimonio de Cristo, que hagan una experiencia espiritual que consolide su fe, y que vuelvan convertidos en auténticos misioneros, que sigan siéndolo aquí, cuando vuelvan a su vida cotidiana con su familia, con sus amigos, en sus parroquias y en sus colegios”.

El grupo partió desde España el pasado 7 de julio a la misión acompañado de dos sacerdotes Legionarios de Cristo, dos consagradas del Regnum Christi y dos monitores. Los 50 jóvenes viven alojados en escuelas y cabañas en las colonias de San Ignacio Miní y Corpus, donde también trabajan al servicio de la parroquia.