Domingo 24/09/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Católicos

El Papa y los jóvenes vencen juntos a la lluvia en Cuatro Vientos. No pudo pronunciar su discurso en español, pero la adoración eucarística en la custodia de Arfe suplió todo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Papa y cientos de miles de jóvenes han vencido esta noche en Cuatro Vientos las inclemencias de un tiempo tan cambiante como inesperado. Después de un calor asfixiante durante todo el día, cayó una fuerte tormenta cuando ya había empezado la vigilia. El Santo Padre tuvo que interrumpir su discurso, y cuando lo pudo reanudar ya era tarde para leerlo entero.

Nadie se movió de su sitio, a pesar de la lluvia, el viento y el inesperado frío. Los jóvenes gritaban: "¡Esta es la juventud del Papa!". Risas y sonrisas aparecieron en los sorprendidos rostros de todos, incapaces de creer lo que estaba ocurriendo. El director ejecutivo de la JMJ, Yago de la Cierva, pidió a los asistentes que rezaran para que cesara la lluvia. Un grupo de religiosas empezó a rezar avemarías, acompañadas por los que estábamos cerca. Y al poco tiempo, dejó de llover. De la Cierva dijo entonces: "¡Funciona!".

Benedicto XVI reanudó su discurso, pero el parón había sido largo y tuvo que pasar directamente a leer las breves intervenciones previstas en otros idiomas. Antes felicitó a los jóvenes por su alegría y fortaleza para vencer a la lluvia. También dijo que ésta es manifestación de las abundantes gracias que Dios va a regalar estos días a los jóvenes.

Llegó entonces el momento central de la vigilia: la adoración eucarística. La custodia de Arfe, de gran belleza, apareció de debajo del escenario, elevada en una plataforma. El silencio se podía cortar. El Papa se arrodilló ante el Santísimo Sacramento y con él todos los jóvenes, que rezaban con gran intensidad.

Después de unos minutos de oración en silencio, el Santo Padre dio la bendición con el Santísimo a todos los presentes. Luego se despidió con un "hasta mañana si Dios quiere", dio muchas gracias a todos y dijo que, apoyados en Cristo, todos podremos vencer las dificultades de la vida, como la vivida esta noche en Madrid.

Yago de la Cierva dijo después a los presentes que el Papa estaba muy orgulloso de los jóvenes. También explicó que estaba previsto que Benedicto XVI pasara en papamóvil por los pasillos de Cuatro Vientos, pero no había sido posible por encontrarse éstos invadidos y algunas vallas quitadas. Por ello, pidió a los presentes que ayudaran a solucionar el problema para que durante la misa de clausura de la JMJ pueda pasar el papamóvil y el Santo Padre esté cerca del más de un millón de jóvenes que han abarrotado Cuatro Vientos.

Había tanta gente en el aeródromo que la policía ha tenido que cerrar los accesos de entrada al recinto. Incluso algunos que tenían acreditación se han quedado fuera. Entre las autoridades presentes estaban los Príncipes de Asturias y la embajadora española ante la Santa Sede.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·