Miércoles 20/09/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Católicos

Falleció el viernes a los 82 años de edad

Paloma Gómez Borrero concedió una de sus últimas entrevistas a El Confidencial Digital

“Nunca he creído hacer nada especial. Me he limitado a contar noticias, lo mejor posible, de manera inteligible y divertida”, afirmaba

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La periodista Paloma Gómez Borrero, que falleció el viernes a los 82 años de edad víctima de un cáncer de hígado diagnosticado hace pocas semanas, concedió una de sus últimas entrevistas a El Confidencial Digital, en la que hacía un recorrido por su vida y hablaba del periodismo pasado y actual.

Paloma Gómez Borrero con el periodista Álvaro Sánchez León. ÁLVARO GARCÍA FUENTES. @ALVAROGAFU. Paloma Gómez Borrero con el periodista Álvaro Sánchez León. ÁLVARO GARCÍA FUENTES. @ALVAROGAFU.

En esta entrevista realizada por Álvaro Sánchez León en El Confidencial Digital,, el periodista la define de esta manera: “Pionera: fue la primera mujer corresponsal en TVE. Periodista: prensa, radio y, sobre todo, televisión, desde hace más de 45 años. Comunicadora: con su tono afable y sus historias, ha entrado en las salas de estar de mucha España. Es la Paloma del Vaticano que nos contó todo Juan Pablo II. Aunque ella no sólo ha hablado de papas, muchas generaciones le conocen como esa-mujer-sonriente-con-la-Plaza-de-San-Pedro-como-telón-de-fondo”.

Sánchez León la califica como “campechana y liberal en mitad de la ‘España escéptica’. Sin complejos. Sin prejuicios. Ella va a misa pisando fuerte. Ahora sus colegas de la Academia de Televisión le acaban de catodizar en los altares de la tele. Los alabarés entran en el plató.”

En la entrevista, Sánchez León le pregunta: ¿Cuándo empezó su carrera se imaginó tanto reconocimiento? Y Paloma responde: “No. Nunca he creído hacer nada especial. Simplemente, me limitaba a contar noticias, lo mejor posible, de manera inteligible y divertida, especialmente en televisión. Como emitíamos para un telediario a la hora de comer y de cenar, teníamos que enganchar a los telespectadores. Siempre pensaba cómo empezar cada crónica para que la cuchara o el tenedor del que veía la tele se quedara en suspenso, en el aire, como con curiosidad para saber qué contaba ese día”.

Paloma contó todo de Juan Pablo II, mucho Benedicto XVI y algo del Papa Francisco. Decía que el Vaticano “es una corresponsalía de muchísima responsabilidad. Hay que pensar que el Papa influye en 1.100 millones de personas de los cinco continentes. Él no es la cara de un simple partido político. En España, vayan o no vayan a misa, se declaran católicos cerca del 87% de los ciudadanos, y la información que les das tiene mucha relevancia. Prueba de ello es que, desde el punto de vista informativo, tiene más fuerza el Vaticano que toda Italia. Hay más periodistas acreditados para cubrir información vaticana que para atender a todo el país”.

Los tres últimos papas

San Juan Pablo II le enseñó “cómo debe ser un político de Dios, centrado en defender al hombre, la paz, la justicia, pero sin ser político, sino llamando a las conciencias, sin pensar en que tendría más o menos votos”.

De Benedicto XVI decía que era “un intelectual, un profesor universitario y un teólogo como hacía años que no existía ninguno de su calidad y su fuerza. Es un hombre introvertido, muy estricto, como buen académico. Se le criticó mucho por su discurso de Ratisbona, y se ha visto que tenía toda la razón del mundo. Los propios musulmanes moderados lo han reconocido. Es una persona de una talla intelectual excepcional”.

Y a Francisco le veía “muy argentino, muy cálido, muy cercano a la gente. Quiere hacer grandes reformas, aunque de momento no las ha hecho. Comunica muy bien, también porque los argentinos, en general, tienen ese don. Le veo como un gran párroco del mundo”.

Despedida

Paloma Gómez Borrero fue nombrada en diciembre de 1976 corresponsal de TVE y el Vaticano, siendo una de las primeras mujeres corresponsales en el extranjero de la televisión nacional. Hasta junio de 2012 fue corresponsal de la cadena COPE, desde Roma-Vaticano, comentando los eventos religiosos de la Iglesia católica retransmitidos en Cadena Cope y Popular TV.

El mundo del periodismo y la cultura se han despedido de ella. Numerosos compañeros de profesión se han desplazado hasta el tanatorio de la localidad madrileña de Alcobendas.

Las redes sociales han recogido numerosos testimonios de cariño de personas que la conocían y que la admiraban. La periodista Mariló Montero se despedía de ella de esta forma en su cuenta de Istagram: “Querida amiga, Paloma: te recorriste el mundo entero. Te faltaba el cielo. Allí te espera tu gran amigo. Gracias por haber existido. Te quiero”. Junto a este mensaje, publicaba una foto de Paloma Gómez Borrero con san Juan Pablo II.

El obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, le dedicaba estas palabras: “Querida Paloma Gómez Borrero, saluda de nuestra parte a San Juan Pablo II. Rezamos por tu eterno descanso en estas 24 horas para el Señor”. 

Paloma Gómez Borrero con san Juan Pablo II. Paloma Gómez Borrero con san Juan Pablo II.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·