Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Católicos

'El Cristianismo responde a los desafíos de la modernidad', comunicado final del Meeting de Rimini

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Con más de 800.000 visitas y un plantel de invitados de lo más variado e internacional, concluyó este sábado el XXXI Meeting de Rimini, promovido por Comunión y Liberación. En su comunicado final afirma que “el Cristianismo responde a los desafíos de la modernidad porque el corazón del hombre encuentra plena satisfacción”.

Como respuesta al desafío lanzado por el Santo Padre “Testimoniad en nuestro tiempo que las grandes cosas que anhela el corazón del hombre se encuentran en Dios”, el Meeting ha puesto su eje este año en el lema “Esa naturaleza que nos empuja a desear cosas grandes es el corazón”.

Ha reunido a 3.193 voluntarios de Italia y otros 20 países, y 800.000 visitantes de 29 nacionalidades que han participado en más de 130 encuentros, ocho exposiciones y 35 espectáculos.

"Ha sido sorprendente ver cómo para muchos invitados de distintos credos, culturas y orígenes el lema del Meeting ha sido el contenido predominante en las intervenciones; no hemos escuchado vuelos fantásticos ni teorías abstractas, sino una lectura real de la propia experiencia a la luz del lema”, afirma la presidenta del Meeting, Emilia Guarnieri.

Durante una semana se han sucedido los testimonios, como el de la presidenta de Irlanda, Mary McAleesse, con intervenciones de personalidades como la del presidente de la Comisión Europea, Durao Barroso, o el ministro italiano Fratini.

Ha tenido un gran componente ecuménico. “El encuentro entre el monje budista Habukawa, el cardenal Tauran y el imán Oubrou, el diálogo entre el jurista hebreo Weiler y Giuliano Amato, han sido momentos en los que se ha puesto de manifiesto hasta qué punto el corazón del hombre es el punto de partida del diálogo y cómo la religión puede ser un factor de paz y no de violencia”, subraya el comunicado del Meeting. También destaca como “el encuentro ecuménico más importante de los últimos años”, el abrazo entre el cardenal Erdö y el metropolita Filaret.

“El Meeting ha sido un éxito, concluye la presidenta del Meeting, porque ha despertado la exigencia de volver a encontrar una mirada positiva hacia la realidad, y ha sido una propuesta para la necesidad de cambio y recuperación de la vida social; ha sido la ocasión para verificar que, a partir de un punto inoxidable que despierta lo humano, se encuentran personas y realidades humanas que ponen al hombre en condiciones de atravesar con seguridad la tempestad continua de la vida, sin depender de las circunstancias”.

Emilia Guarnieri ha anunciado que el lema del Meeting 2011, que se celebrará del 21 al 27 de agosto, será: “Y la existencia se convierte en una certeza inmensa”.