Domingo 22/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Zoom

La respuesta de otro obispo catalán

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Hace unos días, Religión Confidencial se ponía en contacto con el arzobispado de Tarragona, para conocer su opinión sobre el hecho de que un sacerdote de su diócesis hubiera permitido el recuento del referéndum ilegal en su parroquia.

La diócesis explicó lo sucedido pero no adelantó si el arzobispo Jaume Pujol iba a tomar medidas contra este sacerdote.

Unos días más tarde, monseñor Pujol, escribía una carta pastoral a todos los sacerdotes y diáconos de su diócesis. Con un lenguaje cercano, y después de pedir oraciones, instaba a todos a ser “sembradores de paz”.

Después, respondió así al conflicto catalán: “No tomemos públicamente posiciones que nos enfrentan. No olvide que somos pastores de todos los fieles. Nuestras opciones personales, totalmente legítimas si están tomadas en conciencia, no deberían aflorar en estos momentos. Seamos elementos de unión, no de desunión”.

Y finalmente, se posicionaba sobre la utilización de los templos: “No involucramos la Iglesia, que es madre de todos, ni usamos los lugares sagrados para cuestiones políticas. No me gusta ni quiero prohibir lo que se haga en conciencia y bien pensado y dentro de la ley de la Iglesia, pero os pido que seáis prudentes y que consulte decisiones que pueden afectar a la visión que la gente tiene de la Iglesia. Nosotros no somos propietarios, sino administradores”.

En una entrevista concedida a la revista Vida Nueva, ha reiterado su compromiso de neutralidad, reconociendo que no siempre es fácil, “sobre todo cuan­do se están viviendo tensiones emocionales tan fuertes”.

“De todos modos –dice el arzobispo- hemos de evi­tar ser hombres de parte, inclu­so en causas que uno considere justas. No nos toca a nosotros”.

No llueve a gustos de todos en cuanto a declaraciones de obispos se refiere. No obstante, yo sigo insistiendo, que las manifestaciones de unos y otros obispos no provoquen que algunos católicos retiren la X de la casilla del IRPF de la Iglesia Católica, puesto que ese dinero contribuye a sacar muchos proyectos solidarios adelante. Dejemos la cuestión catalana al margen de la solidaridad.

Zenón de Elea.





·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·