Jueves 23/11/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Zoom

El obispo anglicano de Liverpool sí quiere matrimonios gays

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La importancia de un Magisterio firme e independiente de cualquier veleidad político-social es fundamental en la Iglesia. Se aprecia aún mejor cuando se observa el proceso de disolución moral que afecta a otras comunidades eclesiales, especialmente en las nacidas de la Reforma. El anglicanismo, herido de su muerte por su dependencia estatal y su protestantización, sorprende con una nueva 'adaptación a los tiempos'. El obispo de Liverpool, James Jones, repitió lo que otro prelado de su misma confesión, el de Buckhingham, ya había expresado: que es favorable al matrimonio homosexual.

Al paso que llevan, dentro de poco no quedará nada de la moral natural en la Iglesia que gobierna a partir de ayer Justin Welby, arzobispo de Canterbury (a cuya entronización acudió el prelado Carlos López Lozano, ministro de esta rama en España), y que tiene en Isabel II a su máxima representante. No es precisamente el modelo para el catolicismo, que ha salvado la parte más sana que sobrevivía en aquella con el ordinariato que promulgó Benedicto XVI. Imitar prácticas del vecino cuando camina directo al abismo equivale a pegarse un tiro en el pie. Las modernizaciones doctrinales suelen conducir a una degradación de la fe y, poco después, a un abandono masivo de los fieles. Para muestra, un botón.

Zenón de Elea

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·