Sábado 18/11/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Zoom

Los datos poco conocidos de los abusos a los 500 niños del coro de Ratisbona

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Otro doloroso caso al que se enfrenta la Iglesia Católica, aunque esta vez, la institución está poniendo toda la carne en el asador para esclarecer los hechos.

Más de 500 niños del coro de la catedral de Ratisbona fueron víctimas de maltrato y abusos sexuales desde 1945 a 1991. Un horror se mire por donde se mire.

Pero ante este lamentable suceso hay que aclarar unos cuantos hechos que, sin exculpar a la Iglesia Católica, sí ponen de manifiesto la contundente política llevaba a cabo por los últimos tres papas de “tolerancia cero” con los abusos a menores.

En primer lugar, ha sido la diócesis del sur de Alemania, Ratisbona, la responsable de esclarecer las denuncias formuladas por cientos de víctimas.

El actual obispo de la diócesis, Rudolf Voderholzer encargó al abogado Ulrich Weber que realizara una profunda investigación independiente, a pesar de que los delitos habían prescrito, puesto que se cometieron entre los años 67 y 70. Aún así, la diócesis ha realizado un ejercicio de transparencia.

El abogado ha constatado que al menos 547 niños de la escuela del coro recibieron maltratos, desde el acostumbrado bofetón de la época hasta palizas. De estos 547, 67 niños sufrieron agresiones sexuales, incluidas violaciones.  

El informe habla de 49 maestros los responsables de maltratar a los niños. Algunos eran laicos y otros curas. Y de estos 49 maestros, 9 son los responsables de los abusos sexuales.

“En concreto, el principal depredador sexual era Johan Meier, que había sido soldado de la Wehrmacht en la Segunda Guerra Mundial de 1942 a 1945, luego ordenado sacerdote en 1951 y con cargos de responsabilidad en el coro desde 1953 y después en la escuela desde 1958, hasta 1992, cuando se jubiló, y murió poco después en circunstancias extrañas”, publica Religión en Libertad.

Por su parte, el hermano del Papa Benedicto XVI, Georg Ratzinger, que dirigió el coro durante 30 años en la catedral de Ratisbona, desconocía los hechos. Aún así, la investigación concluye que en este periodo ocurrieron las cosas más graves y a él se le reprocha haber mirado para otro lado. Georg Ratzinger asegura que dio algún bofetón pero afirma que “si hubiera conocido estos excesos, habría hecho algo”.

Aunque tampoco es excusa ni absuelve a la Iglesia Católica, se da la circunstancia de que en la escuela laica y progresista alemana de Odenwaldschule, durante esos mismos años se daban multitud de abusos.

En este colegio fundado en 1910 por el pedagogo reformista Paul Geheeb (1879-1961) hubo 132 alumnos víctimas de abusos sexuales entre 1961 y 1980 por parte de profesores. También aquí el mayor depredador sexual era el director, Gerold Becker. Un informe consideró probado que Becker había abusado de 86 víctimas de sexo masculino de 12 a 15 años

Las víctimas han descrito su vida en el coro como una prisión, un infierno y un campo de concentración. Ahora la Iglesia debe reparar. No basta solo con la indemnización de entre 5.000 a 20.000 euros que el obispado va a entregar a cada víctima que lo solicite. Hay que acoger y curar a todos los adultos que de niños fueron traicionados y machacados por unas cuantas manzanas podridas de la Iglesia Católica.

Zenón de Elea.  


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·