Lunes 23/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Zoom

Una de cal y otra de arena

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Si ayer anunciábamos la buena noticia de la inauguración de una nueva capilla de Adoración Perpetua, hoy toca dar la mala. En la iglesia de Los Dolores, en Murcia, han entrado a robar, han profanado el Sagrario y se han llevado al Santísimo.

Monseñor José Manuel Lorca Planes presidió el rito de desagravio que la comunidad de fieles llevó a cabo el día del Corpus Christi.

El obispo inició el rito de desagravio en la calle acompañado por los sacerdotes responsables de la parroquia, Francisco Pagán y Manuel Peñalver, y decenas de fieles, que cantando la Letanías de los Santos entraron en procesión en el templo. Tras rezar el Gloria, Mons. Lorca Planes roció con agua bendita el Sagrario, el Altar y los muros de la iglesia para volver a purificar y bendecir el templo. Tras este rito comenzó la celebración de la Eucaristía ante el Sagrario vacío y el Altar desnudo.

"Tenemos el corazón roto; no lamentamos que se hayan llevado cosas, lamentamos que han profanado a Dios, se han llevado lo más grande que tenemos los cristianos y eso nos duele en el alma", explicó el obispo, quien además explicó que con este acto vandálico no han ofendido a unas personas en concreto, sino a toda la Iglesia Católica "porque han roto el cuerpo de nuestro Señor otra vez y no sabemos qué han hecho con Él".

Una profanación es un ataque a la Iglesia en su conjunto. Contra esta noticia el mejor antídoto es el de una Iglesia marcada por su fe que ayude a recuperar la presencia de Dios en el mundo.

Zenón de Elea

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·