Viernes 20/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Zoom

Tamara Falcó y la fe televisada

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Se ha desatado la euforia por el estreno de una especie de reality show protagonizado por Tamara Falcó, hija de Carlos Falcó y de Isabel Preysler, uno de los rostros que más se identifican con el glamur del papel couché.

Curiosamente, lo que más interés está suscitando la vida televisada de Falcó no es saber cómo transcurre el día a día de una chica de la jet set, sino verla rezar.

Tamara ha explicado que en el montaje final aparece rezando ante las cámaras. La imagen ya había sido filtrada en uno de los trailers. Ella misma explicaba al diario ABC lo que pasó: "Du­ran­te el ro­da­je, las cá­ma­ras me pi­lla­ron mien­tras re­za­ba en un via­je en avión. Tu­ve la du­da de si guar­dar el ro­sa­rio y no de­jar que me gra­ba­ran, o de­jar­los se­guir. Me pa­re­cía un mo­men­to muy per­so­nal, pe­ro no por eso creía que fue­ra in­co­rrec­to que lo vie­ra la au­dien­cia. Des­pués se lo pre­gun­té a mi con­fe­sor, y me di­jo: «Ben­di­to sea Dios, te han gra­ba­do mien­tras re­zas». Sí, me ve­rán en ese mo­men­to".

Los caminos del Señor sin tan inescrutables que entre ellos se encuentra esta capacidad no buscada de una persona que podría ser calificada como superficial, para rememorar en muchos la fe. La lectura que hace Tamara de por qué despierta tanto interés su vida espiritual es sencilla: "Creo que hay mu­cha fal­ta de fe. Nos he­mos acos­tum­bra­do a vi­vir en un mun­do sin Dios y de re­pen­te que Él me ha­ya to­ca­do a mí des­pier­ta mu­cha cu­rio­si­dad en la gen­te. Es­pe­ro que ha­ya mu­chos más re­zan­do, Dios es­tá ahí es­pe­rán­do­nos".

Ella, por el momento, después de su radiada conversión, va a seguir buscando a Dios entregándose, con Cristo, a los más necesitados. La web Religión en Libertad anunciaba que se marcha a Mozambique para ayudar.

Si el ejemplo de Tamara Falcó, como otros muchos y diversos ejemplos de entrega a Dios, sirve para que algún alma vuelva los ojos al cielo, bienvenida sea la fe televisada.

Zenón de Elea

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·