Lunes 18/12/2017. Actualizado 01:34h

·Publicidad·

Zoom

El Papa habla en una revista holandesa de personas sin techo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La revista holandesa Straatnieuws, el diario de las personas sin techo, publicó el pasado 6 de noviembre una entrevista con el Papa Francisco. El Santo Padre fue entrevistado por Marc, una persona sin hogar. Le acompañaron el editor y otros dos periodistas de la revista. Marc vende esta revista por las calle de la ciudad, como fuente de ingresos. Sus preguntas fueron sencillas, de colega a colega.

Marc le preguntó por sus recuerdos de la calle en la que vivía. El Papa contestó que siempre ha vivido en la misma calle, que jugaba al fútbol, que no era bueno, pero jugaba. Recuerda que cerca de su calle vivían sus abuelos. Se acuerda de todos sus vecinos, y de los nombres de todos ellos.

La revista le pregunta también como nació su compromiso con los pobres. A Francisco, de niño, se le quedó muy grabada la imagen de la señora que iba a limpiar tres veces por semana a casa de sus padres. Era muy pobre y su madre le regalaba cosas. Todavía lleva consigo una medalla del Sagrado Corazón que le regaló esta señora muchos años después, cuando ella tenía 90 años.

El Papa confiesa en esta entrevista que su familia llegaba a final de mes, no eran ricos pero tampoco pobres. No iban de vacaciones ni tenían carro.

La revista por fin, le pregunta al Papa por los tesoros de la Iglesia. A los sin techo, como muchas otras personas, les intriga y escandalizan las propiedades de la Iglesia. “No son los tesoros de la Iglesia, sino que son los tesoros de la humanidad”, matiza Francisco.

Explica que La Piedad de Miguel Ángel no puede ser subastada porque no es propiedad de la Iglesia. Está en una iglesia, pero es de la humanidad. Esto vale para explicar todos los tesoros de la Iglesia. Pero el Papa anuncia que el Vaticano ha comenzado a vender los regalos y otras cosas. Y los beneficios de las ventas van a Mons. Krajewski, que es su limosnero.

Con estas cosas que se pueden vender, se consiguen fondos para países pobres. Y Francisco revela como pidió, por ejemplo, que se enviará al Congo 50.000 euros para construir tres escuelas. “Fui a la administración competente, hice esta petición y el dinero ha sido enviado”, dice.

Por último, pide a los sin techo holandeses que continúen luchando por las tres ‘t’ españolas: trabajo, techo y tierra.

Una entrevista apta para todos los públicos que resuelve muchas dudas.

Zenón de Elea

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·