Viernes 24/11/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Zoom

Jorge Fernández Díaz, los homosexuales y la lectura más allá del titular

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Es curioso lo que obra el poder de la lectura cuando se restringe a los escasos caracteres que caben en un titular. Digo bien, en un titular, porque bastaría pasar al primer párrafo de cualquiera de las informaciones que han dado al vuelta a España con las frases de Jorge Fernández Díaz en un encuentro en la Embajada de España en Roma para entender que los que opinan que debería dimitir por su "militancia religiosa" –tiene miga la política palabra- ni se han leído el cuero de la noticia ni, de paso, la Constitución.

Quizá peque de tajante pero es que la libertad de expresión no lo puede avalar todo. Lo acabamos de decir respecto al cónclave, a los cardenales, a la Iglesia, y hoy toca reiterarlo para defender a Jorge Fernández Díaz. No se trata de defenderlo por católico ni por "popular", sino, sencillamente, porque los que han dedicado el domingo a encontrarle tres pies al gato no hacen uso de la libertad de su artículo 20, sino de su manifiesta ignorancia fruto, entiendo, de la pereza que les dio leer más de una frase seguida.

Porque era tan fácil como avanzar unas líneas en el texto que casi todos cortaron y pegaron, el de la Agencia EFE, para leer, en palabras textuales: "Si nos oponemos al matrimonio entre personas del mismo sexo, no podemos usar argumentos confesionales. Existen argumentos racionales que dicen que ese matrimonio no debe tener la misma protección por parte de los poderes públicos que el matrimonio natural. La pervivencia de la especie, por ejemplo, no estaría garantizada".

Curioso. El argumento no solo no es fruto de la creencia del ministro del Interior, sino que se molesta en explicar que, en efecto, no va a utilizar argumentos confesionales. Cosa distinta es que, como en tantas ocasiones, el magisterio de la Iglesia confluya con la ley natural, porque nada más natural que la ley de Dios.

De modo que animamos a los críticos con Jorge Fernández a cuatro lecturas en profundidad que no les llevarán más de 15 minutos. A saber: el párrafo del ministro y tres artículos de nuestra Constitución, el 16, sobre la libertad religiosa, el 18, sobre el derecho al honor, la intimidad y la propia imagen, y el 20, sobre la libertad de expresión y sus necesarios límites. Les sorprenderá el resultado.

Zenón de Elea

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·