Martes 22/05/2018. Actualizado 15:28h

·Publicidad·

Zoom

Guapa hasta en el tanatorio: unas hijas maquillan la cara de su madre

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Me impresionó, la verdad. Creo que nunca había visto a una fallecida, de cuerpo presente en el tanatorio, tan guapa, si se me permite, con tan buena cara. A los últimos tanatorios que he acudido tras el fallecimiento de un amigo o familiar, cada vez se estila más tapar el ataúd. Que no se vea el cadáver. Totalmente respetable, aunque lejos quedan aquellos días en que se velaba al muerto en casa. Una costumbre piadosa, que une a vivos y a muertos.

Pues bien, lo que decía. Me impresionó ver a una mujer, de cuerpo presente, tan estupendamente maquillada. Era la madre de unos queridos amigos míos. Murió con setenta y pocos. Les pregunté: “Pero, ¿cómo es que está tan bien maquillada? La veo con colorete, hasta con sombra de ojos…no sabían que los responsables de la funeraria retocarán de ese modo tan estupendo y natural”.  

La respuesta de mi amiga me sorprendió todavía más: “No han sido los del tanatorio, hemos sido nosotras, sus hijas”. Unas hijas que maquillaron a su madre muerta, unas hijas que saben que su madre está ya en el cielo porque además era buena persona, católica y practicante. Unas hijas que querían que su madre estuviera guapa, hasta la muerte.

Me pareció un gesto tan bonito que os lo he querido contar.  Y pienso que sería una buena costumbre.

 Zenón de Elea. 


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·