Martes 24/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Vaticano

Impulsan casas de acogida e inserción laboral

20 de las 70 diócesis de España han puesto ya en marcha la “gran obra de misericordia” que les ha pedido el Papa

Varios arzobispados trabajan en proyectos que “quedarán como recuerdos vivientes de este Año jubilar”, según el deseo de Francisco

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El pasado 2 de abril, durante el rezo de la “Coronilla de la Divina Misericordia” ante miles de peregrinos, Francisco pidió que sería “muy bonito que, como monumento de este Año Jubilar, haya en cada diócesis una obra estructural de misericordia: un hospital, una casa de ancianos o para niños abandonados, una escuela donde no la haya, una casa para recuperar toxicómanos”.

El Papa Francisco con personas en sillas de ruedas. Foto: radio vaticana. El Papa Francisco con personas en sillas de ruedas. Foto: radio vaticana.

Religión Confidencial ha contactado con las setenta diócesis de España y veinte de ellas ya han puesto en marcha una gran obra de misericordia enmarcada en el Año Jubilar.

El obispado de Albacete se está volcando con el proyecto diocesano de Zimbabue.  El obispo Ciriaco Benavente, que ha impulsado este proyecto junto a Mons. Ángel Floro, obispo misionero de Gokwe, visitó alguna de las 18 escuelas. “Nos dolió que los escolares nos recibieran a pleno sol, sobre una tierra arenosa, sin  ningún cobijo. Percibimos lo necesario que les era disponer  de un salón  de actos, aunque fuera sólo a base de  un techo y piso  digno”, señalan desde el obispado.

En el arzobispado de Barcelona, refuerzan la actividad del Cottolengo, que lleva más de 80 años acogiendo discapacitados físicos y psíquicos, confiando en la providencia y la caridad. Acogen a personas disminuidas de todas las edades para formar con ellos una gran familia como así era el deseo de su fundador, el padre Alegre. Desde 1932 se han fundado diferentes casas por toda España.  

En la diócesis de Bilbao trabajan en el ámbito de la grave exclusión y de las personas desempleadas de larga duración. Así, están ampliando  los proyectos de atención y acompañamiento a personas Sin-Hogar en el Margen Izquierda (Giltza Eskerrraldea) y Durango (Etxepel). El objetivo es descentralizar la atención exclusiva en Bilbao. Se trata de tutorizar a estas personas para cubrir necesidades básicas y formativas. Las empresas de inserción de Cáritas permiten posteriormente su salida al mundo laboral.

En la archidiócesis de Burgos invitan a visitar la sección de la web dedicada al Año de la Misericordia. Además, resaltan el programa de acompañamiento a presos por parte de los sacerdotes y la delegación de pastoral de la salud anima a visitar a los enfermos.

En la Archidiócesis de Granada, “tenemos tres proyectos que quedarán como ‘recuerdo viviente’ -en palabras del Papa Francisco- en este Año de la Misericordia”, señalan a Religión Confidencial. Se trata de la construcción de un pozo de agua en Camerún, junto con Manos Unidas, y que formó parte de la Campaña de este año contra el hambre. “Se llevó a cabo en febrero, al mismo tiempo que en la Archidiócesis se proponía como obra de misericordia, dar de beber al sediento”, explican las mismas fuentes. También el "Proyecto Jericó", una casa de acogida para transeúntes durante los meses de invierno, con el apoyo del Arciprestazgo de la Virgen de las Angustias y Cáritas Diocesana. Y el tercero es la promoción de apadrinamiento de familias necesitadas, contando con el apoyo de las parroquias, para que puedan utilizar el servicio que ofrece el Economato Diocesano Santa María de la Misericordia.

En el obispado de Lugo, el proyecto de obra social  se inscribe en el contexto de una de las obras corporales de misericordia: socorrer a los presos. “La diócesis trabaja en el  funcionamiento de una casa de acogida para la reinserción de personas que acaban de salir de la cárcel. Aunque ya se dispone de un piso de acogida, se están ultimando los pasos para la creación de un proyecto integral”, explican desde la diócesis.

En la diócesis de Málaga se trabaja en el proyecto de "Calor y café", un centro de acogida para personas que duermen en la calle, que estará gestionado por Cáritas. Desde la Diócesis de Mallorca, coordinado por Cáritas, se ha creado un fondo solidario para apoyo a la vivienda para familias y personas en situación de vulnerabilidad.

En Mérida-Badajoz, la diócesis va a financiar tres proyectos solidarios: creación de una escuela africana en Kanyandavu; proyecto Agroecología y alternativas de desarrollo ante los cambios climáticos en Ahuachapán (El Salvador) y el proyecto de vivienda de convivencia y autogestión en Badajoz.

En el obispado de Orihuela-Alicante se han creado tres iniciativas: Lluvia de Misericordia para sembrar de gestos de caridad las actividades normales; Limosna de la Misericordia, una campaña de limosna penitencial para unir la ayuda a los que sufren con el sacrificio personal; e Informe de la Misericordia, para conocer las situaciones de sufrimiento.  En la diócesis de Segovia, ha visto la luz la tienda solidaria “Virgen de la Fuencisla”, que se une al economato “Virgen de la Fuencisla” para ayudar a personas sin recursos.

En la diócesis de Osma-Soria se ha reabierto el proyecto de Cáritas la Casa de acogida Beato Palafox. Y en la archidiócesis de Santiago de Compostela se impulsa la obra de Caritas de inserción de personas en riesgo de exclusión Arroupa, una tienda de ropa usada en la que se da empleo a varias personas de ese colectivo. Además, se ha impulsado el centro de día para personas sin techo en el edificio de Carretas.

El gesto de la Archidiócesis de Sevilla para el Año Jubilar es un Centro de Empleo dirigido por Cáritas. “Se ha elegido este campo porque a partir del empleo, además de obtener remuneración, nos mostramos útiles ante la sociedad y nuestros pagadores”, explican desde el arzobispado. En Tenerife se ha puesto en marcha el proyecto Santo Hermano Pedro de Cáritas diocesano de Tenerife, para dar alojamiento a personas sin hogar. Y en la diócesis de Tortosa también se ha puesto en marcha la casa de acogida para personas sin hogar Bet-hania.

En Urgell, la diócesis está llevando a cabo un trabajo de obra social con Cáritas y la nueva empresa Nougrapats de economía solidaria para dar formación a personas sin trabajo. “Ya trabajan 6 personas de inserción social”, explican. Asimismo, en la diócesis de Ourense, todo lo recaudado en las colectas de las peregrinaciones a la Catedral se destina a Cáritas para el comedor social y la atención a personas en riesgo.  

En el Arzobispado de Tarragona, el proyecto jubilar se ha concentrado en la ciudad de Reus, donde está el Santuario de la Virgen de Misericordia. Todas las aportaciones que reciben de los peregrinos las destinan a las fundaciones de misericordia: Fundació Josep Pont i Gol, Casa de Misericòrdia y Fundació Mn. Frederic Bara i Cortiella.

Otra diócesis que ha respondido a Religión Confidencial es la de Jaca  que “por el momento no hay definido como tal ningún proyecto concreto, simplemente se trabaja más a fondo con los proyectos de Cáritas Diocesana y de Manos Unidas. Nuestra diócesis es muy pequeña (40.000 habitantes y 40 sacerdotes) y no se pueden diversificar demasiado las iniciativas”. Asimismo, el obispado de Menorca explica que de momento no han iniciado “ningún proyecto porque están en Sede Vacante”. 


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·