Viernes 24/11/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Vaticano

Se ha traducido al alemán y al checo

El Vademécum para interpretar Amoris Laetitia ha despertado mucho interés entre los obispos

Escrito por profesores del Instituto Pontificio Juan Pablo II, será presentado en abril en Roma

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El libro “Acompañar, discernir, integrar. Vademécum para una nueva pastoral familia a partir de la exhortación Amoris laetitia”, escrita por los profesores y sacerdotes José Granados, y Juan José Pérez-Soba, y el laico Stephan Kampowski del Pontificio Instituto Juan Pablo II (Roma) está despertando mucho interés entre los obispos.

El Papa Francisco inauguró el Año académico del Instituto Pontificio Juan Pablo II. El Papa Francisco inauguró el Año académico del Instituto Pontificio Juan Pablo II.

“El Vademécum va adelante, con traducción ya en alemán y checo, y preparándose al francés e inglés, en unos meses. Ha despertado mucho interés entre los obispos. En abril lo presentaremos en Roma”, anuncian profesores del Instituto Pontificio Juan Pablo II a Religión Confidencial.

En la introducción del libro, los autores explican el objetivo del libro: “El mismo Papa Francisco ha explicado su intención: `Sin pretender presentar aquí una pastoral de la familia, quiero detenerme sólo a recoger algunos de los grandes desafíos pastorales´ (AL 199). A diferencia de Familiaris consortio, que sí ofrecía directrices sobre cómo estructurar una pastoral familiar, sea en la Iglesia universal, sea en las Conferencias Episcopales y diócesis, aquí el Pontífice se limita a sugerir pistas generales”.

En este sentido, el libro afirma que “esto exige entonces una reflexión posterior de carácter pastoral, que vaya indicando caminos para responder a las posibilidades pastorales de un modo concreto y eclesial. Creemos que la experiencia del Instituto Juan Pablo II para estudios sobre el matrimonio y la familia, presente en los cinco continentes y consciente de las diferencias culturales que tocan el tema de la familia, es un valor añadido en este camino”.

El vínculo matrimonial

Los autores del libro resaltan la importancia del vínculo matrimonial como primera expresión de la misericordia como verdad pastoral. “De aquí procede uno de los principios con más peso en la exhortación: la consideración del vínculo matrimonial, no como un efecto jurídico, sino como expresión del verdadero amor y objeto prioritario de toda la pastoral”.

En este sentido, consideran que la pastoral prematrimonial y la pastoral matrimonial deben ser ante todo una pastoral del vínculo, donde se aporten elementos que ayuden tanto a madurar el amor como a superar los momentos duros” (AL 211).

El Vademécum señala que el vínculo es la base de la vida espiritual del matrimonio: “En definitiva, la espiritualidad matrimonial es una espiritualidad del vínculo habitado por el amor divino” (AL 315). Su papel central queda corroborado porque es la realidad del vínculo la que aparece como primera afirmación del capítulo octavo”.

En relación al vínculo los autores explican que “la indisolubilidad del matrimonio –lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre (Mt 19,6) – no hay que entenderla como un yugo impuesto a los hombres sino como un don hecho a las personas unidas en matrimonio” (AL 62, citando Relatio 2014, 14)”.

Obispos de Malta y Alemania

Hace varias semanas, tanto los obispos de Malta como los de Alemania, escribieron sendos comunicados abriendo las puertas de la eucaristía a los divorciados vueltos a casar.

Los obispos de Malta escribieron: "Si, como resultado del proceso de discernimiento, emprendido con 'humildad, discreción y amor por la Iglesia y su enseñanza, en una búsqueda sincera de la voluntad de Dios y un deseo de dar una respuesta más perfecta a ella', una persona separada o divorciada que vive en una nueva relación, con una conciencia informada e iluminada, puede reconocer y creer que él o ella están en paz con Dios, él o ella no puede ser excluido de participar en los sacramentos de la Reconciliación y la Eucaristía”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·