Lunes 18/06/2018. Actualizado 01:25h

·Publicidad·

Vaticano

Es canciller de la diócesis de Orange (California)

Pía de Solenni, asesora teóloga de un obispo en Estados Unidos: “La sociedad moderna espera que la Iglesia se autofinancie”

Afirma que uno de los objetivos de los obispados norteamericanos es la transparencia en la gestión económica

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Pia de Solenni es canciller de la diócesis de Orange (California, Estados Unidos) desde 2017 y asesora teóloga del obispo, monseñor Kevin Vann. Recientemente ha acudido a Roma para realizar una especialización sobre las claves de la gestión patrimonial y económica de la Iglesia, y las bases éticas para saber cómo aplicar la doctrina social.


Pía de Solenni. Pía de Solenni. ReligionConfidencial

Este curso, apoyado por el Papa Francisco y organizado por la Universidad Pontificia de la Santa Cruz en Roma, tiene como objetivo formar a responsables de las diócesis de todo el mundo en la gestión económica de las instituciones eclesiásticas.

Una de estas responsables es la doctora Pía Solenni. En una entrevista concedida a CARF Fundación, entidad que ayuda a la formación de sacerdotes y seminaristas de todo el mundo, sostiene que en la cultura de Estados Unidos la Iglesia católica se auto financia, también mediante inversiones de acuerdo con la doctrina social de la Iglesia.

“Es absolutamente positivo. De hecho, podría decir que es algo que se espera de la Iglesia. La diócesis y las comunidades religiosas deben invertir en fondos éticos”, afirma.

Doctora en Teología, afirma que actualmente, las diócesis norteamericanas se caracterizan por la transparencia y el bien uso de la gestión económica. “En muchos casos podríamos incluso ofrecer buenas prácticas a instituciones eclesiásticas en otros países. Hay que recordar que los ataques a la Iglesia y algunos escándalos nos han impulsado a ser más transparentes para no incurrir en más responsabilidades”, sostiene.

Ejemplar en la gestión de bienes

Uno de los objetivos de este curso es la necesidad de que la Iglesia sea ejemplar en la administración de sus bienes para dar testimonio del Evangelio. En opinión de Solenni, se consigue adquiriendo una formación profesional que sea de la mejor calidad.

“Las personas que sirven la Iglesia deben caracterizarse por ser virtuosas y tener una gran formación espiritual y académica. De esto me convencí cuando mi marido estaba en la escuela de negocios. La conversación sobre la ética se quedaba en el nivel de ¿hasta dónde puedo llegar para no ir a la cárcel?”, subraya la experta.

De Solenni añade: "En ocasiones me pregunto por qué a nuestros seminaristas no se les instruye en cursos básicos de administración, negocios, gestión y elaboración del presupuesto durante sus estudios. De la misma manera, algunos sacerdotes podrían matricularse en programas de alto nivel de MBA. Y puede que algunos obispos, especialmente jóvenes obispos auxiliares probablemente destinados a sus mismas diócesis en el futuro, podrían hacer un MBA que se adapte a sus tareas profesionales/pastorales”.  

Servir a los pobres

Otro de los objetivos del curso es adquirir conocimientos para usar de manera efectiva y honestamente los activos de la Iglesia, y de acuerdo con la Ley Canónica y las buenas prácticas administrativas con ell fin de servir a los fieles, en especial a los pobres. 

“Tendríamos que empezar protegiendo los bienes de la Iglesia precisamente para poder servir a los pobres. Buena gestión significa tener más recursos para servir a los pobres. En mi diócesis, apoyamos a un cocinero que da de comer a 1.200 niños pobres cada noche. Pienso que la mayoría de sus donaciones viene de fuera de la Iglesia. Este hombre está proporcionando un servicio increíble que probablemente nosotros no seríamos capaces, solos, de proporcionar. No todas las obras de caridad tienen que ser gestionadas y fundadas por la Iglesia. Deberíamos de alentar a gente de distintos sectores de la sociedad a que ayuden a los pobres”.

Pía Solenni tiene una amplia experiencia y es experta en temas de salud de la mujer, bioética, el nuevo feminismo, el catolicismo y la cultura. Ha sido alumna de la Pontificia Universidad de Santo Tomás de Aquino, Angelicum , donde obtuvo el título de Bachelor of Sacred Theology. También se doctoró en teología sagrada, summa cum laude, en la Universidad Pontificia de la Santa Cruz en Roma. 

Recibió el Premio de 2001 de las Academias Pontificias por su trabajo doctoral, presentado por San Juan Pablo II. 



·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·