Domingo 22/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Vaticano

Más reformas en la Curia romana

El Papa quiere contar en el Vaticano con obispos estadounidenses excluidos en anteriores nombramientos

Ha elegido a Kevin Farrell, prelado de Dallas, presidente del Dicasterio para Laicos, Familia y Vida. Uno de sus primeros retos: aclarar si hay ambigüedades en la exhortación ‘Amoris Laetitia’

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Papa Francisco nombró el pasado 15 de agosto al obispo de Dallas, Kevin Farrell, primer presidente del Dicasterio para los Laicos, Familia y Vida, uniendo así dos consejos pontificios en uno solo. Farrell tiene un largo historial de colaboración en diversas realidades eclesiásticas donde se ha mostrado que es un hombre capaz y de buen criterio.

Kevin Farrell, obispo de Dallas, presidente del Dicasterio para Laicos, Familia y Vida. Kevin Farrell, obispo de Dallas, presidente del Dicasterio para Laicos, Familia y Vida.

Algunas fuentes cercanas a este Dicasterio consultadas por Religión Confidencial consideran que además de demostrar su buen hacer como prelado de Dallas, el “Papa le ha nombrado también por ser un obispo de Estados Unidos, que parecía que habían sido excluidos de los nombramientos anteriores”, afirman dichas fuentes. Su vinculación a la Congregación de los Legionarios de Cristo acabó hace muchos años.

Este nuevo Dicasterio comenzó ayer su andadura. Uno de los primeros retos a los que Kevin Farrell posiblemente se enfrentará, es dar una respuesta a los 45 profesores y sacerdotes que han enviado una carta a los cardenales pidiendo al Papa que aclare algunas dudas sobre la exhortación apostólica Amoris Laetitia.

Según las mismas fuentes consultadas por Religión Confidencial, “era lógico que saliera una carta de contestación. Se ha de interpretar ante todo como una petición de aclaración y no de retractación. Lo primero es plenamente legítimo. Como todo documento está abierto a un debate posterior en donde, en este caso, se refleja en gran medida muchos de las discusiones precedentes a los Sínodos”, señalan.

Las mismas fuentes consideran que Amoris Laetitia no tiene errores teológicos, sino quizás algunas ambigüedades que deben ser interpretadas en coherencia y no en ruptura con el magisterio precedente, algo que se puede hacer.

Interpretación errónea

Para estos expertos consultados por este Confidencial, muchos ciudadanos están interpretando erróneamente Amoris Laetitia debido fundamentalmente a que algunos medios de comunicación han difundido con “cierta frivolidad” algunos aspectos de esta exhortación apostólica.

“El hecho que se publiquen ciertas informaciones sin comprobación alguna, muestra que la conclusión de Amoris Laetitia no interesa en su realidad, sino solo se persigue que la Iglesia debe cambiar. El Papa ha procurado situarse siempre por encima de estas discusiones aunque entiende cierta superficialidad de los medios”, explican las mismas fuentes.

Por otra parte, el Papa Francisco instituyó el pasado 31 de agosto el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, así como su Estatuto. A partir del 1 de enero de 2017, en el nuevo Dicasterio confluirán los Pontificios Consejos para la Justicia y la Paz, Cor Unum, para la Pastoral de los Migrantes e Itinerantes y para la Pastoral de los Agentes Sanitarios. A partir de esa fecha, estos cuatro Dicasterios cesarán en sus funciones y quedarán suprimidos, abrogándose asimismo los artículos 142-153 de la Constitución Apostólica Pastor Bonus.

El Santo Padre ha nombrado Prefecto del nuevo Dicasterio al Cardenal africano Peter Kodwo Appiah Turkson, de Ghana y actual Presidente del Pontificio Consejo para la Justicia y la Paz.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·