Lunes 23/07/2018. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Vaticano

Comunicado de hoy de la Santa Sede

El Papa acepta la renuncia de Viganó, responsable de comunicación del Vaticano, por la crisis de la carta de Benedicto XVI

Recibió críticas por no revelar el contenido íntegro de una misiva que el papa emérito le había escrito sobre la teología de Francisco

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Santo Padre Francisco ha aceptado hoy la renuncia de Mons. Darío Edoardo Viganò, Prefecto de la Secretaría para la Comunicación (SPC). Hasta el nombramiento del nuevo Prefecto, la SPC estará bajo la guía del secretario del mismo Dicasterio, Mons. Lucio Adrián Ruiz. El motivo apunta a la crisis ocasionada al no desvelar el contenido íntegro de la carta que le envío Benedicto XVI opinando sobre unos libros de la Teología de Francisco.

La foto desenfocada de la carta de Benedcito XVI. La foto desenfocada de la carta de Benedcito XVI. ReligionConfidencial

El pasado 12 de enero, Mons. Viganò pidió al papa emérito que escribiera el prólogo de los once volúmenes sobre la Teología del papa Francisco que ha editado la librería Vaticana.

Benedicto XVI le respondió con una carta, pero indicando que era de carácter “reservado y personal”. No obstante, el hasta ahora prefecto de Comunicación del Vaticano leyó una parte de dicha carta del papa emérito, durante la presentación de los doce volúmenes.

El párrafo que leyó fue el siguiente: “Aplaudo esta iniciativa que quiere oponerse y reaccionar contra el tonto prejuicio, según el cual el papa Francisco sería solamente un hombre práctico privado de particular formación teológica o filosófica, mientras que yo habría sido únicamente un teórico de la teología que habría comprendido poco de la vida concreta de un cristiano actual. Los opúsculos muestran, con razón, que el papa Francisco es un hombre de una profunda formación filosófica y teológica, y por eso ayudan a ver la continuidad interior entre los dos pontificados, aunque con todas las diferencias de estilo y de temperamento”.

La foto supuestamente “trucada”

La secretaria de Estado del Vaticano publicó una foto de dicha carta. Sin embargo, la parte de abajo de la carta quedaba difuminada y camuflada, y periodistas y vaticanistas preguntaron cuál era el contenido de dichos párrafos que no se podían leer. Algunos le acusaron de manipular dicho contenido y de ocultar la verdad.

Monseñor Viganó argumento que la intención de la Santa Sede no era ocultar nada, sino presentar la foto de un modo artístico. No obstante, hizo público el párrafo de la carta de Benedicto que había ocultado. Es el siguiente:

“Sin embargo, no puedo escribir sobre ellos una breve y densa página teológica, porque en toda mi vida ha sido siempre claro que he escrito y me he expresado solamente sobre libros que había leído verdaderamente. Lamentablemente, aunque sólo por razones físicas, no estoy en condiciones de leer los once opúsculos en un futuro próximo, por cuanto me esperan otros compromisos que ya he asumido. Estoy seguro de que me comprenderá y lo saludo cordialmente”. 

Un tercer párrafo sin leer

Sin embargo, algún medio de comunicación internacional desveló un tercer párrafo sin leer, es decir, todo el contenido de la carta del papa emérito, que desde la Secretaria de Comunicación del Vaticano habían omitido:

Las líneas omitidas contenían la crítica del Papa emérito sobre la decisión de encomendar la redacción de uno de los volúmenes a Peter Hünermann, teólogo alemán que fue uno de los grandes críticos del Papa Wojtyla y de su sucesor Benedicto XVI.  

Esto es que lo decía el papa emérito que develó un medio de comunicación y que finalmente, la Santa Sede tuvo que publicar el contenido íntegro la carta de Benedicto XVI:

“Solamente al margen, me gustaría anotar mi sorpresa porque entre los autores figura también el profesor Hünermann, que durante mi Pontificado destacó por haber guiado iniciativas anti-papales. Él participó de manera relevante al lanzamiento de la “Kölner Erklärung” (declaración de Colonia) que, en relación con la encíclica “Veritatis splendor”, atacó con virulencia la autoridad magisterial del Papa específicamente sobre cuestiones de teología moral. También la “Europäische Theologengesellschaft”, (Sociedad Europea de Teólogos) que él fundó, al principio fue concebida por él como una organización en oposición al magisterio papal. Después, el sentir eclesial de muchos teólogos impidió esta orientación, convirtiendo esa organización en un normal instrumento de encuentro entre teólogos”.

La carta concluye de esta manera: “Estoy seguro de que comprenderá por mi negativa y le saludo cordialmente”.

Omitir por discreción

La polémicas sobre los textos omitidos de la carta del Papa emérito podrían haber invertido el efecto que se quería obtener con la divulgación de los fragmentos publicados, indica Vatican Insider.

Algunos medios acusaron entonces a monseñor Viganó de haber incurrido a una “fake-news” (noticia falsa) que tanto ha criticado y pedían su dimisión. Viganó argumentó que no se habían desvelado el contenido íntegro de la carta de Benedicto por discreción y no por censura.

El Papa ha aceptado la dimisión de Viganò pero le ha pedido que permanezca como asesor de comunicación dentro de ese organismo, según una carta de Francisco que han difundido varios medios italianos y que recoge Europa Press. Esta misma agencia informa también de la carta enviada por monseñor Viganò al Santo Padre en los que explica los motivos de su dimisión. 





·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·