Lunes 23/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Vaticano

Católicos y musulmanes, trabajando juntos para servir a los demás

Las claves del Foro Católico - Musulmán celebrado en Roma

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Roma ha acogido el tercer Seminario del Foro Católico-Musulmán bajo el tema: "Trabajando juntos para servir a los demás". Tres cuestiones particulares han centrado las jornadas de encuentros: trabajar juntos para servir a los jóvenes, mejorar el diálogo interreligioso, y el servicio a la sociedad.


Foro Católico - Musulmán celebrado en Roma. Foro Católico - Musulmán celebrado en Roma.

Del 11 al 13 de noviembre, Roma ha sido la anfitriona del encuentro entre católicos y musulmanes cuyo objetivo es acercar posturas entre ambas religiones para facilitar la convivencia y los puentes entre ellas.

La delegación católica ha sido presidida por el cardenal Jean-Louis Tauran, presidente del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso (PCDI). Sin embargo el representante musulmán canceló su asistencia en el último momento. El Príncipe Ghazi bin Muhammad de Jordania no pudo asistir al evento por razones de salud y los participantes le enviaron un mensaje expresando sus buenos deseos.

La delegación musulmana fue presidida, en representación de éste, por Seyyed Hossein Nasr, Profesor de Estudios Islámicos en la Universidad George Washington de Estados Unidos.

En el seminario, los delegados presentaron numerosos ejemplos de la activa colaboración en todo el mundo entre católicos y musulmanes, tanto en el ámbito educativo, como en el caritativo y el asistencial.

Tras la exposición de las distintas ponencias y los debates, todos ellos, según informan los asistentes, desarrollados en un ambiente cordial y fraterno, los participantes acordaron los siguientes puntos:

1. Los delegados reconocieron que su reunión tuvo lugar en un momento de gran tensión y conflictos en el mundo y reiteraron la vital importancia de mejorar el servicio y la cooperación mutua. En este contexto, los delegados condenaron unánimemente los actos de terrorismo, la opresión, la violencia contra personas inocentes, la persecución, la profanación de los lugares sagrados, y la destrucción del patrimonio cultural. Nunca es aceptable utilizar la religión para justificar tales actos o asociarlos con la religión.

2. La educación de los jóvenes, ya sea en la familia, escuela, universidad, iglesia o mezquita, es de suma importancia para la promoción de una identidad sólida basada en el respeto a los demás. Con este fin, los planes de estudio y libros de texto deben presentar una imagen objetiva y respetuosa del otro.

3. Los participantes reafirmaron la importancia de la cultura del diálogo interreligioso para la profundización de la comprensión mutua. Es algo necesario para superar los prejuicios, las distorsiones, las sospechas, y las generalizaciones inadecuadas que perjudican las relaciones pacíficas que todos buscamos.

4. Se consideró que el diálogo debería llevar a la acción, en particular entre los jóvenes. Los participantes alentaron a cristianos y musulmanes a multiplicar las oportunidades de encuentro y cooperación en proyectos conjuntos para el bien común.

El encuentro finalizó con una audiencia de Francisco a todos los participantes. Durante este encuentro, el Papa les animó a perseverar en el camino del diálogo entre cristianos y musulmanes, y manifestó su agrado por el compromiso compartido en el servicio desinteresado a la sociedad que ofrecen.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·