Jueves 14/12/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Vaticano

Federico Lombardi aclara que las filtraciones de Wikileaks no son expresiones oficiales de la Santa Sede

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Tras la publicación por wikileaks de información relativa a la Santa Sede, el portavoz vaticano, Federico Lombardi, quiso aclarar que "tales relaciones reflejan las percepciones y las opiniones de quienes las han redactado, y no pueden ser consideradas expresión de la misma Santa Sede, ni citaciones precisas de las palabras de sus oficiales.

“Sin entrar en la evaluación de la extrema gravedad de la publicación de una gran cantidad de documentos reservados y confidenciales y de sus posibles consecuencias, la Oficina de Prensa de la Santa Sede observa que una parte de los documentos hechos públicos recientemente por Wikileaks se refiere a las relaciones enviadas al Departamento de Estado de EE.UU. por la embajada estadounidense ante la Santa Sede”.

La credibilidad de lo publicado, añade Lombardi, "debe ser evaluada con reserva y con mucha prudencia, teniendo en cuenta esta circunstancia”.

Por su parte, el Embajador de Estados Unidos ante la Santa Sede, hizo pública una nota condenando "enérgicamente la divulgación de lo que se alega como información clasificada del Departamento de Estado".

"Sin comentar el contenido o la autenticidad de dicha información", el embajador estadounidense ante la Santa Sede escribe que "el presidente Obama y su administración realizan una firme política exterior que se centra en la promoción de los intereses nacionales de Estados Unidos y que, en ámbito mundial, se propone impulsar la solución de los desafíos más complejos de nuestro tiempo: como estabilizar la economía mundial, derrotar el terrorismo internacional, detener la propagación de armas catastróficas, defender los derechos humanos en todo el mundo, así como hacer frente al cambio climático y la protección del medio ambiente. Valores que son valores universales".

"La embajada de los Estados Unidos ante la Santa Sede participa con el Vaticano en los esfuerzos que se realizan para impulsar el diálogo interreligioso de forma activa, por el bien común, añade la misma nota, que termina asegurando que, así como en todo el mundo, también en la Santa Sede, este país trabaja y colabora para alcanzar objetivos importantes, confiando en que las relaciones impulsadas por el presidente Obama, por la secretaria de Estado Hillary Clinton, y por los diplomáticos estadounidenses soportarán este desafío".

Según lo desvelado por el diario El País, la embajada de EEUU ante la Santa Sede da cuenta de un encuentro con Claudio María Celli, presidente del Pontificio Consejo para las Comunicaciones, en el que confirma al embajador que la secretaría de Estado piensa dotarse de "una oficina de crisis" para gestionar los casos más difíciles y facilitar traducciones más rápidas y claras de las decisiones papales.

Otro cable confidencial, del 21 de enero de 2010 (244728), elaborado por la Embajada de EEUU ante la Santa Sede, cuenta que monseñor Accatino, encargado de los asuntos cubanos en Roma, ha advertido en una reunión a la jefa de la misión estadounidense, Valls, y al encargado de asuntos políticos, Rafael Foley, que el Vaticano está muy preocupado porque la "desastrosa situación económica de la isla y la tensión política pueda desembocar en un baño de sangre".

Durante la reunión, Angelo Accatino, miembro de la secretaría de Estado, explica a un funcionario de la embajada de EEUU la visión de la Iglesia. Afirma que es preciso "dialogar, por desagradable que resulte", y sostiene que "el nuevo Fidel Castro del hemisferio occidental y su verdadero sucesor no es Raúl [Castro] sino Chávez", ya que este, a diferencia del primero, "tiene los ingresos del petróleo para financiar la revolución bolivariana".

El embajador Diaz, que es profesor de teología, anota que el Vaticano "está mucho más preocupado por Chávez que por Raúl, al considerarlo de más largo alcance (por no mencionar que es más joven)".

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·