Martes 12/12/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Vaticano

Reformas de la Curia Romana

Darío Viganò: “La Iglesia debe invertir con eficiencia en medios informativos y no multiplicarlos”

El prefecto de la Secretaría para la Comunicación del Vaticano ha presentado a los obispos españoles la nueva estructura mediática de la Santa Sede

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Secretaria para la Comunicación del Vaticano es una creación del Papa Francisco, surgida de la reforma que está realizando en la Curia para dar respuesta a los nuevos tiempos y cambios en los medios de comunicación. Es la primera vez que se presenta en España esta Secretaria para la Comunicación y una de las primeras veces que Darío Viganó la explica en el mundo. 

Darío Viganò, prefecto de la Secretaría para la Comunicación del Vaticano.  Darío Viganò, prefecto de la Secretaría para la Comunicación del Vaticano.

La Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social ha celebrado su reunión anual con los delegados de comunicación de las diócesis españolas bajo el lema “Comunicación y misericordia: un encuentro fecundo”. El prefecto de la Secretaría para la Comunicación de Vaticano, Monseñor Darío Viganò, ha presentado a los obispos españoles la nueva estructura de medios de la Santa Sede.

Viganó ha ido informando en diferentes ruedas de prensa en la Santa Sede algunas de las líneas que deben seguir las delegaciones de comunicación de las Conferencias Episcopales del Mundo, tomando como ejemplo las reformas que ya se están emprendiendo en el Vaticano. El Papa Francisco creó el pasado mes de junio un nuevo dicasterio denominado Secretaría para la Comunicación.  

Uno de los criterios que deben tener en cuenta los obispos en sus diferentes delegaciones de comunicación es el de economizar. Así lo ha señalado Monseñor Darío Viganò al diario La Stampa. Anunció el nacimiento de tres departamentos en la Curia, uno de ellos el tecnológico, que integrará competencias de los diferentes medios vaticanos a fin de "unificar, realizar inversiones más eficientes y no multiplicar las iniciativas”.  

Otros de los departamentos que ha anunciado Viganó que se creará en la Secretaria de Comunicación es el de “teología pastoral” que asumirá el trabajo realizado hasta ahora por el Consejo Pontificio para las comunicaciones sociales, desde la preparación de mensajes de Papa hasta relaciones con diversas conferencias episcopales nacionales. El tercer departamento será el editorial.

Con el ánimo de economizar y no duplicar las mismas iniciativas, en este nuevo dicasterio del Vaticano irán confluyendo en “tiempos establecidos” las diferentes áreas que trabajaban en la Santa Sede relacionados con los medios: el Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales, la Oficina de Prensa de la Santa Sede, el Servicio Internet Vaticano, Radio Vaticana, el Centro Televisivo Vaticano, L’Osservatore Romano, la Tipografía Vaticana, el Servicio Fotográfico y la Librería Editora Vaticana.

El Papa habla de las redes sociales

En esta reforma están involucradas 700 personas que trabajan en estos departamentos, razón por la cual los cambios se irán produciendo cuando se encuentren un camino para todos estos empleados.

Otra de las pautas que la Iglesia debe seguir, tanto en su forma de comunicar como a la hora de trabajar en sus departamentos de comunicación es la “escuchar” al interlocutor. “Recuperar el silencio para comunicar mejor”, ha señalado el prefecto de la Secretaría para la Comunicación de Vaticano, Dario Viganò a Radio Vaticana.  

El Papa Francisco, en su mensaje para la 50 Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales que se celebró el pasado 24 de enero, recordó que “es fundamental escuchar”. También, hizo referencia a las nuevas tecnologías: “No es la tecnología la que determina si la comunicación es auténtica o no, sino el corazón del hombre y su capacidad para usar bien los medios a su disposición. Las redes sociales son capaces de favorecer las relaciones y de promover el bien de la sociedad, pero también pueden conducir a una ulterior polarización y división entre las personas y los grupos. El entorno digital es una plaza, un lugar de encuentro, donde se puede acariciar o herir, tener una provechosa discusión o un linchamiento moral”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·