Viernes 20/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribunas

¿Para qué sirve un juramento?

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Quizá quede todavía en el sentir del pueblo, más que en la conciencia, la idea de que un juramento es una acción seria, que el hombre haría muy mal en tomar a broma. Quizá queda en la mente de una buena parte de la sociedad la idea de que el juramento es un gesto que compromete a quien lo hace. Un compromiso que el que jura pueda adquirir ante Dios, ante el jefe de un gobierno, de una oficina, ante su familia, ante un amigo, ante sí mismo.

Con una cierta lógica, que no es lo que más abunda últimamente, se debería pensar que cualquier compromiso firme el hombre lo adquiere ante sí mismo, y pone por testigo a Dios,al jefe,

a la oficina, etc.

En estos días veo comentarios sobre el hecho de que no pocos gobernantes actuales, al tomar posesión de los cargos en el gobierno del país, en los gobiernos de las autonomías, juran sobre su pecho, sobre la Constitución, y no sobre la Biblia ni ante un crucifijo, como lo han hecho mucho de sus predecesores.

Los comentarios suelen ser variados, y en no pocas ocasiones, quejosos de que se haya perdido la "buena costumbre" de jurar ante la Biblia y la Cruz.

¿Vale la pena preocuparse por un asunto semejante? Por desgracia, ¿quien le da la mínima importancia a "juramentos" semejantes?

El que jura se compromete a llevar a cabo lo que ha jurado, y se compromete en conciencia.

Querer que se comprometa en conciencia -ante Dios, poniendo su mano sobre la Biblia y la Cruz- un gobernante que participa en un gobierno que promueve el aborto, concede la condición de matrimonio a uniones entre hombres y mujeres que no son en absoluto matrimonios, que alimenta el poder por el poder, sin subrayar que todo poder es legítimo, solamente cuando se ejercita verdaderamente al servicio del hombre, suena a algo de hipocresía

Porque verdaderamente significa, un poder ejercido pensando en el bien de las personas, de todas las personas, concebidas, nacidas, enfermas, discapacitadas, etc. etc.; y no en el "bien" de quienes lo ejercen. Si no fuera así, Mao, Stalin, Hitler, , estarían justificados

Ciertamente, estos personajes no han jurado delante de nadie; y si lo hubieran hecho, sería para engañar a las personas honradas que esperaban que les sacaran de algún peligro. Y resolvieran alguna de las situaciones difíciles que se encontraron al llegar al puesto supremo de sus respectivas naciones.

Un juramento, sea ante quien sea, y realizado del modo que sea, vale en la medida que vale la conciencia de quien jura. Y, ¿qué conciencia de responsabilidad social, de deseo de hacer el bien a los ciudadanos, puede tener una persona que defiende y promueve el aborto, o sea, un asesinato; y tenga a gala manifestar su afán por destrozar la familia?

Mejor, por tanto, en mi opinión, que "jure" sobre lo que quiera; y no se viva la hipocresía de aparentar adquirir un compromiso ante Dios; cuando ni se cree en Él, ni se ama su Ley natural; ni se le respecta lo más sagrado que ha concedido a los hombres: la Vida; ni se está en absoluto dispuesto a servir a las personas gobernadas, como realmente desearían ser servidas, y no como al gobernante, y su "mayoría" le venga en gana de hacer.

Cara a Dios, y con la mano sobre la Biblia y la Cruz, puede jurar un hombre como Pedro Crespo, que tiene muy claro, en su inteligencia y en su corazón, qué le debe a Dios, y qué le debe a los hombres:

"Al Rey, la hacienda y la vida // se ha de dar; pero el honor// es patrimonio del alma, // y el alma sólo es de Dios".

No dudo de que hay gobernantes que se comprometen en conciencia a hacer el bien a los ciudadanos, a defender la Vida, la familia, la libertad, la persona, en una palabra; y esto, juren sobre la Biblia y la Cruz, sobre el texto de la Constitución, o sobre lo que quieran.

No me atrevo a preguntar, sin embargo, cuántos Alcaldes de Zalamea hay entre ellos.

ernesto.julia@gmail.com

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·