Lunes 23/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribunas

Un pensador para tiempos de sequía

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Un artículo de...

Jose Francisco Serrano
Jose Francisco Serrano

Más artículos de Jose Francisco Serrano »

La reciente visita a Barcelona del filósofo canadiense Charles Taylor (Montreal, 1931) nos ha bridado una serie de suculentas entrevistas en muy variados medios. Declaraciones de una persona que ha trabajado, en los últimos, años sobre la evolución de las creencias religiosas en la sociedad moderna y postmoderna, y que es dialogante con las confesión cristiana.

Su libro “La era secular” es un ejemplo de reflexión sobre una materia que, pese a lo que algunos pronosticaron, no está cerrada. En tiempos de sequía, cuando la percepción generalizada es que, incluso dentro de la Iglesia, vuelve la dinámica de la práctica igualadora, elevar la mirada, acompañados de un intelectual de prestigio, no viene mal.

No se trata ahora de hacer una síntesis de su pensamiento, ni un resumen lo dicho por Taylor en nuestro país. De entre las muchas entrevistas que concedió a los medios, ofrezco a los lectores algunas ideas de la publicada por una de las revistas culturales, en la red, de moda. La publicada por Jot Down, templo del “establishment” cultural patrio.

Preguntado por Luis Marcelino y José Valenzuela, en una larga e interesante conversación que no tiene nada de confesional, sobre si la religión debe enseñarse en las escuelas, el discípulo de Merleau-Ponty contesta: “Sí. Todas las religiones, o las principales, deben ser enseñadas”.

Los entrevistadores insisten: “¿Todas las religiones?”. Responde Taylor: “Todas las religiones. Tenemos en Quebec —no tiene mucho éxito porque no siempre hay muy buenos profesores— lo que se llama religión y ética. Esto es muy importante porque estamos viviendo en un mundo donde cada vez estamos más cerca unos de otros, donde la gente es muy distinta en cuanto a su religión. Así que no es una cuestión de comprender a gente que está muy lejos y a quien nunca vas a conocer —que también es bueno—, sino a la gente que está a tu lado. Y hay poderosos think tanks estadounidenses que se están extendiendo de una manera completamente despiadada. Así que, ¿cómo vamos a proteger a nuestros niños de la prevalencia de esos estereotipos y por lo tanto la destrucción de nuestra sociedad? Tal vez si desde el principio saben de la complejidad del Islam, por ejemplo, no serán tan vulnerables. (…) El problema es que no tenemos suficientes maestros buenos para hacer esto, pero cualquier cosa que les haga conscientes de lo que significa ser musulmán, lo que significa ser hindú… en cierto sentido será vacunar contra ese tipo de estereotipos que provocan rechazo. Y eso es algo que necesitamos con urgencia. La idea de eliminar la religión de las escuelas… si quieres elimina la educación confesional, la enseñanza de la religión que tienes que creer. Pero vuelve a incluir la religión, porque es uno de los inventos más importantes en la vida de las personas. Así que, ¿cómo demonios vas a entender tu mundo?”.

Ideas para el debate, para el presente y para el futuro.  


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·