Domingo 17/12/2017. Actualizado 01:07h

·Publicidad·

Tribunas

El obispo que nació entre hadas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Un artículo de...

Jose Francisco Serrano
Jose Francisco Serrano

Más artículos de Jose Francisco Serrano »

No es frecuente que los obispos desnuden su corazón. No es frecuente que las biografías oficiales se acompañen, o completen, de sentidos testimonios de quienes conocieron a los obispos en la infancia o en la juventud. 

La revista “Hágase estar”, de los Cruzados de Santa María, ha publicado un precioso testimonio, escrito por Bienvenido Gazapo, sobre el obispo de Vitoria, Juan Carlos Elizalde. Un obispo joven, que para el gran público es aún un desconocido.

La descripción del perfil humano del nuevo obispo de Vitoria arranca en sus años mozos, en torno a la constelación de los Cruzados de Santa María en Pamplona. Allí fueron estos a ayudar en la pastoral juvenil, y allí les llamaron para acompañar a los jóvenes del Colegio de los jesuitas.

El hoy obispo de Vitoria vivió, durante sus años de bachillerato y COU y posteriormente universitarios en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Navarra, en un piso de estudiantes regido por los Cruzados de Santa María. Procedía de Sorogáin, lugar donde habitan las hadas. Muy cerca de ese paraíso navarro, la Atalaya del Camino de Santiago, Roncesvalles. Raíz de la vida del nuevo obispo, como el tronco de su familia, descrita en esa sentida pieza periodística.

La profunda piedad del nuevo obispo está esculpida en al espiritualidad de Gredos, del P. Morales, tan ignaciana como teresiana.

Y dice nuestro cronista: “Su vocación sacerdotal, arraigada en su corazón desde niño, iba madurando a la vez que asumía el estilo de vida de los Cruzados de Santa María. Así vivió estos años deliciosos en Pamplona, hasta que obtuvo la licenciatura en filosofía. Estaba preparado para dar el salto a la Facultad de Teología de Burgos”.

Naturaleza firme y privilegiada, inasequible en la fatiga; una mente clara e intuitiva; una voluntad operativa y resuelta; una alegría, que brota de la sencillez; una coherencia admirable; y una enorme libertad interior. Así es, así o describen, el nuevo obispo de Pamplona. 

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·