Viernes 20/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribunas

La narrativa maestra episcopal

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Un artículo de...

Jose Francisco Serrano
Jose Francisco Serrano

Más artículos de Jose Francisco Serrano »

Fin de la Asamblea Plenaria previa a la celebración de unas elecciones generales que están convirtiendo a España en una incógnita permanente, añadida a otras muchas. Una más, suma de la incertidumbre de nuestro tiempo.

La percepción social es que vivimos en la sociedad de la incertidumbre y del miedo. No se trata sólo de la inseguridad física, que también, sino de la indeterminación sobre el futuro, sobre lo que va a pasar. Cambio de ciclo, cambio de eje, que diría K. Jaspers.

De ahí que la palabra de la Iglesia, que no se reduce al verbo episcopal, pero que no es sin el verbo episcopal, sea determinante. Un repaso somero a la historia de la Conferencia Episcopal, ahora que estamos de aniversario, apunta a que el silencio ha creado más incertidumbre que el error en el discernimiento. Pongamos por caso el ejemplo del terrorismo, y de los fenómenos subyacentes.

No se trata ahora de abordar las cuestiones referidas a la forma jurídica, que no debe ser ni la primera apuesta ni la principal. El aspecto institucional está en decadencia. De lo que se trata es de la presencia en la sociedad, teniendo en cuenta los actores sociales dominantes y las narrativas dominantes.

Se habla de una nueva época de la Conferencia Episcopal. No hay novedad de presencia sin narrativa. ¿Cuál es la narrativa episcopal de esta nueva época? ¿En qué consiste? ¿Cuáles son sus referentes teóricos y prácticos? Narrativa en el discurso público, que no solo en el privado. Narrativa maestra, que dicen los teóricos, y que trasciende el hilo y el tono, tendente al argumentario.

De momento, hay que esperar a conocer con detalle el tenor final del Plan de Pastoral de la Conferencia Episcopal para este nuevo período. Ahí encontraremos un referente indiscutible, que enlaza con el documento sobre la Iglesia y los pobres.

El hecho de que el cardenal Fernando Sebastián haya trabajado en profundidad en la primera parte del Plan de Pastoral ofrece muchas garantías. Las constantes referencias a la palabra del Papa Francisco son una buena pista de orientación.

Pero la narrativa maestra no se construye solo con actuaciones aisladas. Necesita de un “continuum”, continuo, en la percepción pública y social. ¿Quién garantiza ese continuo?

Lo iremos viendo.

 

José Francisco Serrano Oceja

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·