Martes 12/12/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribunas

La misa de las familias

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Un año más, la preparación de la misa de las familias, ahora sí, de nuevo, en la madrileña plaza de Colón, centra la atención eclesial. Una misa europea, española, sobre todo, católica; una expresión más de la forma católica contemporánea. Una misa de Benedicto XVI que, este año, contará con la presencia de destacados cardenales, arzobispos y obispos europeos, y particularmente con el cardenal Cañizares, que ha anunciado un nuevo movimiento litúrgico en la Iglesia, un movimiento que no puede obviar a las familias como las protagonistas de este resurgimiento de la celebración y del culto divino.

La misa de las familias es, sin duda, otro de los sellos pastorales del cardenal Rouco, que transita en el diálogo con la modernidad, a través de la plaza pública, en compañía de las familias y de los jóvenes. Esta compañía es el rostro de la pertenencia a la Iglesia católica más agudizado de una forma contemporánea, y de la aportación de España a esa forma del catolicismo. El Papa valora especialmente, y de ahí su reiterado apoyo a esta iniciativa, la valentía y la vitalidad de la fe vivida en España, al tiempo que reconoce que la tempestad arrecia. En esta contribución del catolicismo español a la configuración de la Iglesia actual, no debemos obviar los movimientos y las realidades eclesiales, que son fruto de una experiencia de fe en la historia para el más allá de la historia. Y ahí está la familia cristiana, que se ofrece, se parte y se reparte, en el mundo como la expresión más acreditada de la naturaleza de lo humano y de la perfección de esa naturaleza.

No es casual el protagonismo del Camino Neocatecumenal en la organización y movilización de gran parte de los asistentes a la misa de las familias del próximo dos de enero. Si hay una experiencia del profetismo magisterial de los papas, de la Iglesia, en la época contemporánea, es la insistencia en la Evangelización de la familia y por la familia cristiana. Uno de los carismas del Camino.

Aunque se diera un abandono de las diócesis españolas de la misa de las familias, Madrid es capaz de hacer un esfuerzo y dar todo de sí. Quizá por eso de que de Madrid, al cielo, o a Roma, o de Roma a Madrid, que de Roma viene lo que a Roma va. Pero lo que más les va a gustar a los niños este año será la Cabalgata de los Reyes Magos, que llegará a la misa de las Familias, antes de continuar hacia Belén de Judá. Dicen en la Villa y Corte que los organizadores han invitado al alcalde Gallardón, y a su ministril de festejos culturales, para que vean lo que es una Cabalgata de verdad, no de Disney. También esto forma parte de la propuesta católica, de la propuesta de las familias cristianas de España para un país más de imaginada ficción que de realidad. El realismo siempre es cristiano.

José Francisco Serrano Oceja

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·