Viernes 20/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribunas

La ley y la ética

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Como era de prever el "famoso diálogo" Cañizares-Zapatero apenas alcanzó a ser una cierta "puesta en escena". Ningún argumento de fondo llegó a introducirse en la conversación. Al final, un simple cambio de frases, más que diálogo, y frases con afirmaciones generales con contenido más bien genérico –o mejor, deletereo– que, en definitiva, dejan el rastro de un cortina de humo.

"Que Europa siga garantizando "el progreso y la paz"; "Democracia es conciencia, conciencia en los valores del respeto"; "Toda sociedad, aunque sea laica, necesita de valores no manipulables", "Quijotes y Sancho Panzas".

Lástima.

Otro diálogo de más contenido y más serio es el que está tratando de establecer el Area de Medicina de los Profesionales por la Ética, con la sociedad y los profesionales médicos españoles, para que el nuevo Código de Deontologia Médica de la Organización Médica Colegial (OMC), no sea una trampa legal que suponga un peligro para que los médicos puedan actuar la objeción de conciencia cuando se les pida actuar en contra de la protección del "engendrado no nacido" –el nasciturus, el que tiene derecho ya a nacer–, y contra otras defensoas de la vida en enfermos más o menos terminales. En realidad todos hemos sido nasciturus, y todos somos ya "enfermos terminales", porque moriremos.

Y uno de los puntos contra el que se han levantado más objecciónes estos Profesionales por la Ética es el siguiente: "Se define el acto médico como 'actividad lícita' sin referencia alguna a indicaciones y criterios éticos y a la buena práctica clínica, lo cual en la práctica podría dar lugar a considerar actos médicos prácticas contrarias de la ética médica como el aborto, la eutanasia o la esterilización".

Todo acto de acuerdo con la letra de la "ley" es "lícito". Y los Profesionales llaman la atención, y muy bien, sobre el engaño que eso encierra. Si es la "ley" la que establece lo "lícito", todos los campos de exterminio son "licitos". Todos los asesinatos "para el bien de la res-publica" son "licitos". Toda "dictadura" establecida por "ley" incluso "democrática, es "lícita".

Y todas esas "actuaciones lícitas" son contrarias a la ética, a la moral, a la persona humana. La "ley", si no reconoce la ética, la moral, que se relaciona directamente con la realidad de la persona humana, y es anterior a la constitución de cualquier estado, y pretende establecer ella misma una "ética", una "moral", carece totalmente de valor; y sólo podrá ser impuesta por la "fuerza".

Un aplauso a los Profesionales por la Ética, y a las declaraciones de su portavoz, la doctora María Alonso: "Los actos médicos y la ética profesional no pueden estar a merced de la voluntad del legislador o gobernante de turno. Es imprescindible garantizar que la práctica médica sea conforme a los fines de la profesión respetando la vida humana y buscando le bienestar de las personas más enfermas y vulnerables".

Ernesto Juliá Díazernesto.julia@gmail.com

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·