Viernes 20/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribunas

Lo que nos falta

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Un artículo de...

Jose Francisco Serrano
Jose Francisco Serrano

Más artículos de Jose Francisco Serrano »

Siempre me he preguntado qué es lo que vio el escritor pagano, que vivió en Antioquía, siglo IV, Amiano Marcelino, para escribir –aunque su testimonio estuviera motivado por la animosidad- que los cristianos, cuando luchan entre sí, son los enemigos más encarnizados  y “más peligrosos que las fieras”.

No es el momento de hablar de las peleas entre hermanos, de la unidad en la Iglesia, en clave de san Cipriano de Cartago. De lo que se trata ahora, también en España, es de iniciar una reflexión sobre el futuro del cristianismo, de la propuesta cristiana, y de los cristianos, en la sociedad postsecular. Es decir, del rol de lo cristiano en los próximos tiempos. España, un país en el que se está fraguando un cambio de paradigma y eje sobre el que vertebrar el consenso social y político, la forma de convivencia.

Es hora de recuperar el concepto, y la dinámica, a modo de invitación a la reflexión, de las “minorías creativas”. Un cristianismo de minorías creativas. Teniendo siempre en cuenta lo que escribiera Edith Stein en la Epifanía de 1940: “Los acontecimientos decisivos de la historia del mundo fueron esencialmente influenciados por almas sobre las cuales nada cien los libros de historia. Y cuáles sean las alas a lasque hemos de agradecer los acontecimientos decisivos de nuestra vida personal, es algo que sólo experimentaremos en el día en que todo lo ocultó será revelado”.

Lo que no se puede negar es que la comunión es siempre fuente de creatividad para la minoría. Según el ciclo vital de las civilizaciones, según Toynbee, tenemos minorías dominantes, minorías disueltas, minorías irrelevantes. Siguiendo a Ortega no debemos olvidar que el concepto de minoría no se opone al de mayoría, sino al de masa. Hablar de minorías no significa canonizar una “mística del fracaso” sino alentar la capacidad de transformar las leyes y las propiedades de la masa siendo levadura, persiguiendo el bien de la sociedad y ejerciendo una profunda vocación a la totalidad.

¿Dónde están hoy, en la España de marzo de 2016, las minorías creativas de inspiración cristiana? Quizá es lo que nos falta…


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·