Viernes 20/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribunas

La economía del Papa Francisco

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Un artículo de...

Jose Francisco Serrano
Jose Francisco Serrano

Más artículos de Jose Francisco Serrano »

El pasado viernes se celebró una  de las reuniones más numerosas y apasionantes de AEDOS, la Asociación en defensa de la Doctrina Social de la Iglesia, que coordina con tesón el incombustible Fernando Fernández, que es, a su vez, responsable de organizar los encuentros entre obispos y empresarios.

            El motivo del encuentro fue el análisis económico de la Exhortación apostólica del Papa Francisco “Evangelii Gaudium”. Ahí es nada. Y para abordar esta cuestión peliaguda se produjo una de las concentraciones más numerosas de catedráticos españoles de disciplinas humanísticas y sociales, hasta el punto de que la reunión parecía una sesión de candidatos a la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas.

            Por cierto y hablando de la Academia, previamente se había distribuido a los invitados una abundante documentación en la que se incluía un texto de Olegario González de cardenal pronunciado en la citada institución el pasado 14 de enero. 

Allí estaban Dalmacio Negro, Rafael Rubio de Urquía, Santiago García Echevarría, Antonio Argandoña, José Andrés-Gallego, Rafael Gómez Pérez, Rafael Alvira, Luis Núeñz Ladevéze, Teófilo González Vila, Elio Gallego, Manuel Bustos, entre otros muchos, y el teólogo Juan de Dios Larrú, que ofreció la perspectiva de la ciencia teológica con una profunda ponencia en la que no escatimó las cuestiones peliagudas a las que se está enfrentando la teología en el pontificado del Papa Francisco. Por ejemplo, las de la relación entre Iglesia local e Iglesia universal; o las de las categorías Pueblo de Dios y Comunión.

            El profesor Rubio de Urquía demostró, incluso con fórmulas matemáticas, que el pensamiento del Papa Francisco está en sintonía con la Doctrina Social de la Iglesia anterior. Sí, con fórmulas matemáticas.

Mientras, hubo quien se lamentara de la necesidad de una perspectiva de interpretación previa que nos permitiera entender qué dice el Papa cuando utiliza determinados conceptos, no desde el punto de vista técnico, sino desde su inclusión pastoral o parenética. Hubo quien analizó la dimensión retórica del Papa Francisco, y sacó las consecuencias. Y hubo quien defendió lo que el Papa nos está diciendo con lo que nos quiere decir.

Lo que quedó claro es que la crítica inicial que economistas católicos norteamericanos e italianos hicieron de algunos párrafos de la Exhortación, cada día se matiza más en la medida en que se profundiza y se estudia el sentido de esas palabras y de los conceptos, también dentro del ámbito técnico de la economía.

            El profesor José Andrés-Gallego propuso una lectura de este texto en clave del sentido de la historia. Y se refirió a la Francia posterior a las crisis del 29, en el pontificado del cardenal Jean Verdier, y a su influencia en la conformación del doctrina social católica francesa, y en la conversión de Guillermo Rovirosa. Es decir,

José Francisco Serrano Oceja

 

 

 

 

 

 

 

 


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·