Miércoles 22/11/2017. Actualizado 07:29h

·Publicidad·

Tribunas

Hasta el cardenal Rouco Varela

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Un artículo de...

Jose Francisco Serrano
Jose Francisco Serrano

Más artículos de Jose Francisco Serrano »

Desde que se produjo el relevo en la archidiócesis de Madrid, el cardenal Rouco Varela había guardado un escrupuloso silencio público. Bien es cierto que es frecuente encontrarte anuncios en parroquias de Madrid, cada vez más, de celebraciones, charlas, conferencias, presentaciones de libros, presididas por el que fuera arzobispo de la capital de España.

Pero la situación de España y, en cierto punto, la algarabía episcopal a propósito de la situación de Cataluña, ha hecho que el arzobispo emérito de Madrid salga a la palestra, a la plaza pública, por utilizar un concepto orteguiano.

Ha sido en la Tercera del diario “ABC”, el viernes del puente de El Pilar, con una página dedicada a la Iglesia católica, España y su futuro, que es una síntesis de su pensamiento expresado en ocasiones pasadas y en diversos foros.

La perspectiva del cardenal Rouco respecto al problema del secesionismo no es nueva. A él, en diversos momentos de su presidencia de la Conferencia Episcopal, se deben algunas de las tomas de postura, como se dice ahora, más acreditadas y fundadas intelectualmente, moralmente, vamos. Dado que esa es la perspectiva del cardenal, la base del discernimiento moral, del juicio moral, ante fenómenos como el nacionalismo, su texto es muy interesante no solo por lo que dice sino por lo que está detrás de lo que dice.  

Más allá de otras afirmaciones en el citado artículo, lo que sorprende es que el cardenal Rouco plantee una especie de campaña nacional de oración por España, una idea sencilla, que encaja bien en lo específico de la aportación cristiana a la historia.

La verdad es que ésta podría ser una propuesta que retomara la Conferencia Episcopal para que, en cada una de las iglesias de España, en las misas, se rezara por nuestra nación, por nuestro pueblo, por nuestra sociedad, con una petición común, de firma sistemática.

Al fin y al cabo, algo de esto es lo que llevamos haciendo desde hace algún tiempo. 


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·