Domingo 22/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribunas

Más ataúdes que cunas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Un artículo de...

Jose Francisco Serrano
Jose Francisco Serrano

Más artículos de Jose Francisco Serrano »

La resurrección también nos habla de la expansión y del futuro del cristianismo. Nuestra experiencia de la resurrección está íntimamente ligada a la concepción que tengamos de la vida. Y la vida, no en teoría sino en la práctica de la experiencia humana, está ligada a la fecundidad.

La buena gente de “Aceprensa” nos ofrecía hace algunos días un servicio muy interesante, del que me he acordado reflexionando sobre las relaciones entre resurrección y comprensión, aceptación y voluntad de crear vida. Me permitirán que “les fusile su texto” un poco.

Los datos son escalofriantes.

Entre 2030 y 2035, según una reciente investigación del Pew Research Center, el número de niños nacidos de musulmanes -225 millones- superará en el mundo al de los nacidos de cristianos -224 millones-. Brecha que se ampliará a partir de esas fechas.

Los cristianos de todas las confesiones son el 31% de la población mundial; los musulmanes, el 24%; los hindúes, el 15%; los que se confiesan no religiosos, el 16%; otros, el 13,6%. Pero los niveles de fecundidad, sobremanera en la población del hemisferio Sur, y la juventud en la edad de procrear de los musulmanes y de los hindúes, están provocando cambios muy significativos en el peso relativo de las religiones en el mundo.

En el periodo 2010-2015, las muertes de cristianos suponían el 37% del total de muertes en el mundo, mientras que los nacimientos equivalían al 33% del total. En los países cristianos europeos, hay ya más ataúdes que cunas. Los musulmanes, que son el 24% de la población mundial, proporcionan el 31% de los nacimientos.

Por cierto, los “sin religión” tienen un futuro poco halagüeño por su baja fecundidad. Siendo el 16% de la población mundial, solo aportan el 10% de los nacimientos. Se concentran además en zonas envejecidas y de baja fecundidad.

Y ojo a este dato en lo que significa de geopolítica: gran parte del crecimiento mundial del cristianismo y del Islam se deberá al aumento de la población de los países del África subsahariana.

Cristo ha resucitado. Verdaderamente ha resucitado. 


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·