Lunes 23/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribunas

La arriesgada visita del Papa Francisco al avispero africano de la Iglesia perseguida

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Un artículo de...

Gerardo Castillo Ceballos
Gerardo Castillo Ceballos

Profesor emérito de la Facultad de Educación y Psicología de la Universidad de Navarra

Más artículos de Gerardo Castillo Ceballos »

Como es bien sabido, la persecución de los cristianos no es un fenómeno nuevo; surgió hace 2000 años y no ha cesado. La novedad está en que esa persecución actualmente es más intensa que en los primeros siglos de la Iglesia y en que está ocasionando muchos más mártires, como ha denunciado recientemente el Papa Francisco. El "Centro para el Estudio del Cristianismo Global", con sede en Estados Unidos, informa que cada año son asesinados cerca de cien mil cristianos a causa de sus creencias religiosas. El cristianismo es la confesión religiosa más perseguida.

Ese hecho nos plantea una pregunta inevitable: ¿Por qué? Parte de la respuesta se puede obtener contestando a otra pregunta: ¿Tienen algo en común los países en los que la persecución es más fuerte?

En el último Informe de "Libertad Religiosa en el Mundo" que elabora cada dos años la organización "Ayuda a la Iglesia Necesitada" (AIN) se afirma que el derecho a la libertad religiosa se está vulnerando en 82 países. Se añade que entre los países en los que ese derecho se niega de forma más tajante, dos de ellos son comunistas (Corea del Norte y China) y 14 musulmanes. Estos últimos están promoviendo una persecución vinculada al islam extremista. Cabe destacar los siete siguientes: Irán, Irak, Arabia Saudí, Egipto, Sudan, Siria y República Centroafricana.

El surgimiento del Estado Islámico en Irak y Siria ha incrementado mucho el número de asesinatos, expulsiones y fugas de cristianos en esa zona del planeta. En Siria -según el testimonio fiable de varios amigos que nacieron allí- antes de la guerra actual los cristianos eran respetados en sus cultos por el gobierno de Al Asad, e incluso se les ayudaba dándoles terreno gratis para que pudieran construir nuevos templos.

¿Por qué los cristianos estamos siendo tan perseguidos en los mencionados países? En mi opinión, porque el cristianismo entraña un serio peligro como referente moral, cultural y social. La fe tiene un gran poder liberador y mucha fuerza inspiradora, sobre todo la del mensaje cristiano de libertad, amor, justicia, perdón, esperanza y fraternidad. No se tolera que ese mensaje se propague para evitar una pérdida de adeptos en la religión oficial no cristiana, a lo que seguiría una pérdida de influencia política.

El Vaticano ha publicado recientemente el programa del viaje que el Papa Francisco realizara á Kenia, Uganda y Republica Centroamericana, del 25 al 30 de noviembre de 2015. Me limitaré a comentar la visita a ese último país, que se encuentra en estado técnico de guerra.

Respondiendo a una invitación de Mons Nzpalainga, Arzobispo de Bangui, capital de la República Centroafricana, el Papa Francisco visitará ese país los días 29 y 30 del actual mes de noviembre. Se trata de uno de los territorios africanos más inseguros desde que los rebeldes musulmanes Seleka dieron un golpe de estado en 2013. Los golpistas quemaron iglesias y saquearon casas parroquiales, centros de salud e instalaciones de Cáritas. Miles de cristianos abandonaron sus casas y siguen sin atreverse a regresar.

Los cristianos centroafricanos están muy ilusionados con la visita del Papa pero temen por su seguridad personal, sobre todo después del nuevo brote de violencia en Bangui hace tan solo dos meses. Se vieron obligadas a abandonar sus casas más de 40.000 personas.

¿Qué es lo que el Papa se propone? Por una parte impulsar la reconciliación entre cristianos y musulmanes. Por otra, estar con quienes tienen muertos, heridos y desplazados en su familia. El primer día visitará un campamento de refugiados, confesará a quienes lo deseen y celebrará una Misa.

El Papa podrá contar con la colaboración de la delegación local de la organización "Ayuda a la Iglesia necesitada" (www.ain-es.org). Se trata de una fundación de derecho pontificio, creada en 1947 por el P. Werenfried von Straaten, a quien Juan Pablo II calificó de "extraordinario apóstol de la caridad". Su finalidad principal es informar y sensibilizar a la sociedad acerca de la situación de la Iglesia necesitada o que sufre persecución en cualquier lugar del mundo y solicitar oraciones por esa intención. También pretende ser puente de caridad para financiar proyectos pastorales en países donde la Iglesia sufre más.

Los cristianos que vivimos en países en los que la Iglesia no tiene ese problema no podemos ser indiferentes. Una vía para encauzar nuestra solidaridad es AIN, sin olvidar rezar mucho por los cristianos perseguidos, tal como nos está pidiendo el Papa Francisco:

"¿Cuántos de ustedes rezan por los cristianos perseguidos?. Cada uno que responda en su corazón: ¿Yo rezo por ese hermano, esa hermana, que está en dificultad para confesar y defender su fe?".

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·