Lunes 11/12/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribunas

Urgencia y paz interior

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Un artículo de...

Daniel Tirapu
Daniel Tirapu

Más artículos de Daniel Tirapu »

Para que la vida se haga más soportable, es fundamental ejercitarse en no cargar más que con las dificultades de hoy, entregando el pasado a la Misericordia de Dios y el futuro a su Providencia.

Detenerse con demasiado interés en nuestros fallos, en nuestras derrotas, nuestras malas elecciones nos impide vivir el presente. Es evidente que tenemos que pedir perdón a Dios y aprender las lecciones que nos enseña la experiencia, pero sin volver continuamente sobre ello.

Ahogar el mal en abundancia de bien, decía Escrivá , pero sin dejar acorralarnos por el propio pasado ; sería falta de confianza en Dios y en que todo lo puede.  “Quién de vosotros, por mucho que se preocupe, puede añadir a su estatura un solo codo? " Hay que hacer proyectos y ser previsores pero sin inquietud. 

Nosotros andamos en nuestros negocios, en nuestras preocupaciones, compramos, vendemos, analizamos lo que nos pasa, narcotizados por las noticias, sufriendo por la humanidad sentados en el sillón; Dios no está en nuestras prioridades.

Los jóvenes piensan que es cosa de mayores, que después de que me coloque, que después de casarme, que después de que mis hijos crezcan, que después de jubilarme.

El poeta lo decía: "Cuantas veces el ángel me decía, alma asómate ahora a la ventana, verás con cuánto amor llamar porfía; y cuantas hermosura soberana, mañana le abriremos respondía, para lo mismo responder mañana".

Hoy, ahora.


Etiquetas
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·